Panamá mantiene la tradicional alternancia en el poder tras el triunfo de la derecha en las urnas

  • El empresario multimillonario Ricardo Martinelli obtiene el respaldo del 59% de los votos

El candidato presidencial de la oposición, Ricardo Martinelli, anunció un Gobierno de unidad nacional tras ganar las elecciones celebradas el domingo en Panamá, y la aspirante oficialista, Balbina Herrea, admitió su derrota y será líder de la oposición.

Con el 85% de los centros de votación escrutados, Martinelli, líder del partido Cambio Democrático (CD), consolidó su triunfo con el 59% de los votos, mientras Herrera, del gobernante Partido Revolucionario Democrático (PRD), obtenía un 36%.

Los panameños acudieron a votar masivamente en unas elecciones generales que transcurrieron con normalidad democrática, al margen de algunos incidentes aislados.

Martinelli prometió "un Gobierno de unidad nacional" y "más trabajo y más equidad" ante miles de sus seguidores, poco después de proclamarse su victoria.

"Panamá no merece estar donde está ahora mismo", dijo y se declaró "sumamente honrado" del amplio respaldo recibido en los comicios.

"Los locos somos más", arengó en alusión a uno de sus lemas electorales formulado en respuesta a la acusación que sus rivales electorales le hicieran de sufrir un desequilibrio mental.

"Los locos somos más -insistió- por querer cambiar este país, que haya más seguridad, que haya más empleo, para que haya un metro en esta ciudad, para que haya más trabajo, para que haya más equidad".

"Este triunfo no es mío, es de todo el pueblo", subrayó y realizó un llamamiento a todos sus adversarios políticos "para que nos ayuden a cambiar este país".

El triunfo de la oposición en las elecciones presidenciales representa un voto de castigo o sólo un reflejo de la alternancia política por la que ha optado tradicionalmente el país, según explicaron analistas y representantes de los partidos contendientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios