Ovejas, camellos y burros marchan en Gaza contra el cerco israelí

  • Hastiados de manifestaciones sin resonancia, los habitantes de Gaza recurrieron a los animales a su alcance para llamar la atención de la comunidad internacional sobre la desesperada situación en la franja

Treinta ovejas, dieciséis camellos y diez burros marcharon el martes por las calles de la ciudad de Gaza hasta las oficinas de la ONU para protestar contra diez meses de cerco israelí a la franja.

Hastiados de manifestaciones sin éxito ni resonancia, los habitantes de Gaza recurrieron a los animales a su alcance para llamar la atención de la comunidad internacional sobre la desesperada situación en la franja, donde el 80 por ciento de la población depende de la ayuda humanitaria.

Los cuadrúpedos llevaban colgados estandartes contra el bloqueo que Israel ejerce sobre Gaza desde que el pasado junio los partidarios de Hamás expulsaron de este territorio a las fuerzas leales al presidente palestino y líder de Al-Fatah, Mahmud Abás.

"¿Dónde está la conciencia del mundo?", "¡Salvad a los niños de Gaza!", "¡Detened el cerco porque Gaza se muere!" y "¿Es la ONU una mentira internacional?" fueron algunos de los lemas que se podían leer en los lomos de los reivindicativos animales.

"Esta actividad es resultado de la explosión de los palestinos a causa de la miserable situación en la franja", denunció uno de los organizadores de la marcha, Sami Akila, en una rueda de prensa a las puertas de las oficinas de Naciones Unidas en la ciudad.

Akila enumeró los efectos negativos de los diez meses de política israelí de cerrar los pasos con Gaza, reducir sus ventas de combustible a la franja, prohibir toda exportación y permitir la importación de tan sólo cinco tipos de alimentos.

Decenas de enfermos graves han muerto en Gaza sin haber obtenido la luz verde de las autoridades militares israelíes para abandonarla a fin de recibir tratamiento médico adecuado en Israel, Egipto o Cisjordania, explicó el organizador.

Además, el 85 por ciento de la población está ya por debajo de la línea de pobreza y dos tercios carecen de empleo, mientras que 39.000 factorías se han visto forzadas a echar el cierre al carecer de materias primas a consecuencia del bloqueo, agregó.

Israel justifica esta política como una forma de evitar atentados y una respuesta a los cohetes y proyectiles de mortero que diariamente lanzan contra su suelo las milicias palestinas en Gaza.

"Si el llamamiento de los animales no circula, la franja de Gaza usará lenguaje de signos para que el mundo entienda y se apresure a ayudar a los niños de la franja", clamó Akila.

Akila aprovechó la cercanía a las oficinas de la ONU para lanzar a su secretario general, Ban Ki Moon, una pregunta -"¿Acaso espera a que mueran 1.200 enfermos para levantar el cerco?"- y un ruego: "Haga cumplir los estándares de derechos humanos que no se aplican con Gaza".

El pasado 25 de febrero, miles de palestinos formaron una cadena humana de unos cuarenta kilómetros para protestar contra el bloqueo y que se desarrolló en las proximidades de la ultra vigilada frontera de Gaza con Israel.

La protesta tuvo menos seguimiento del esperado por sus organizadores, aunque llevó a Israel a extremar su seguridad en la línea divisoria por temor a una avalancha de personas hacia su territorio, como la acontecida un mes antes tras el derribo de la valla fronteriza que separa Gaza y Egipto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios