Opositores de izquierda protestan en el centro de Kiev contra la visita de Bush

  • La visita de Bush supondría un impulso al ingreso de Ucrania en la OTAN, algo a lo que se opone la mayoría del país

Centenares de opositores ucranianos de izquierdas han instalado tiendas de campaña en la céntrica plaza de la Independencia, como protesta por la visita del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y contra la integración del país en la OTAN.

"OTAN, vete a EEUU", "No a la OTAN", "Bush, dictador sanguinario", rezan algunas de la pancartas de los manifestantes que respondieron a la convocatoria de los partidos Comunista y Socialista Progresista de Ucrania.

El número dos de los socialistas progresistas, Vladímir Marchenko, dijo a la agencia Interfax que "en violación de los compromisos de neutralidad asumidos por Ucrania, Bush viene a Kiev a respaldar a (Víctor) Yúschenko y (Yulia) Timoshenko (presidente y primera ministra del país) en el asunto del ingreso en la OTAN".

La acción de protesta está prevista que dure hasta el próximo día 4, dijo Marchenko, quien añadió que puede concluir antes si la cumbre de la OTAN que se inaugura en Bucarest el próximo miércoles no da el visto bueno al comienzo del Plan de Acción para la adhesión de Ucrania.

El líder del Partido Comunista de Ucrania, Petró Simonenko, aseguró en rueda de prensa que su formación le dará una "cálida bienvenida" al presidente estadounidense. "No queremos ahora detallar algunas de las acciones que realizaremos durante la estancia de Bush. Lo único que puedo decirles es que le daremos una cálida bienvenida", dijo Simonenko.

Añadió que los comunistas están indignados por el hecho de que en vísperas de la visita de Bush llegaron a Kiev 27 aviones con diversos equipos técnicos y más de 800 personas que garantizan la seguridad del presidente estadounidense.

Según Simonenko, los ciudadanos que residen en el centro de la capital se quejan de que han sido visitados en sus domicilios y han sido advertidos de que "no tienen derecho de asomarse ni de mirar por las ventanas". El líder comunista agregó que en esas visitas a los vecinos del centro de Kiev participan "ciudadanos de color".

Más de 4.000 policías y efectivos del ministerio del Interior participan en el dispositivo de seguridad montado para la visita del jefe de la Casa Blanca, adelantó el viceministro de esa cartera, Alexander Savchenko.

Explicó que por petición de la parte estadounidense el tránsito por la carretera de 30 kilómetros que une el aeropuerto de Boríspol y Kiev será suspendido dos horas antes del paso del cortejo presidencial, lo que "supondrá incomodidades a los ciudadanos".

Según Savchenko, medidas de seguridad similares no se adoptaban en la capital ucraniana desde 2001, cuando el papa Juan Pablo II visitó Kiev. "Hay exigencias del servicio de seguridad de la visita y debemos cumplirlas", dijo el viceministro del Interior, citado por el periódico digital "Korrespondent.net".

Bush llega la noche del lunes a Kiev, primera etapa de una gira por Europa del Este que incluye su participación en la cumbre de la OTAN. El martes el jefe de la Casa Blanca mantendrá conversaciones con el presidente Yúschenko y, por la tarde, saldrá de Kiev con destino a la capital rumana.

"Confiamos en que la visita del presidente de Estados Unidos dé un nuevo impulso a nuestras relaciones económicas", declaró la primera ministra ucraniana, Yulia Timoshenko.

El presidente Yúschenko, por su parte, confía en que con la ayuda de Bush la OTAN dará luz verde a Ucrania para poner en marcha el Plan de Acción para la adhesión a la Alianza, estadio previo a la integración plena.

Georgia, otra antigua república soviética, se encuentra en la misma situación de expectativa. Pero en Ucrania, a diferencia de Georgia, toda las encuestas muestran que la mayoría de la población es contraria al ingreso del país en la OTAN.

Una de las principales demandas políticas de la oposición ucraniana es la celebración inmediata de un referéndum sobre la adhesión a la OTAN.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios