La ONU denuncia un "baño de sangre" civil en Sri Lanka

  • Los últimos combates entre el Ejército y la guerrilla dejan 380 muertos, más de 100 de ellos niños

Los últimos combates en el reducto de la guerrilla tamil en el noreste de Sri Lanka han causado este fin de semana un auténtico "baño de sangre", según denunció ayer la ONU, que cifró en 380 los civiles muertos, un centenar de ellos niños.

"Damos por buenos los datos de doctores del Gobierno presentes en la zona, que denunciaron la muerte de 380 personas. Más de 100 niños están entre los fallecidos", aseguró el portavoz de la ONU en Sri Lanka, Gordon Weiss.

Weiss aseveró que la ONU "no atribuirá" la responsabilidad por la matanza, de la que Gobierno y guerrilla se acusan mutuamente, pero recordó que la organización ya "había avisado de que habría un baño de sangre" en la zona porque los civiles están en medio de los combates.

El Ejército de Sri Lanka lanzó hace algunas semanas su ofensiva final contra el último reducto de los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil (LTTE), una franja costera del norte en la que se hacinan entre 50.000 y 100.000 civiles, según la ONU, aunque el Gobierno asegura que son entre 15.000 y 20.000.

Un trabajador humanitario en Sri Lanka afirmó que es "imposible" saber lo que está pasando en la zona de combates porque no hay observadores en ella, pero recordó que el único bando "con capacidad militar real para bombardear desde el aire ese territorio es el del Gobierno".

El pasado 27 de abril, el Gobierno ceilanés ordenó al Ejército limitar sus operaciones y poner fin al uso de armas pesadas y bombardeos aéreos, a pesar de que con anterioridad había desmentido repetidamente la utilización de ese tipo de armamento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios