Nuevos disturbios ponen el norte de Kosovo al borde de un conflicto serio

  • 70 serbios y 30 soldados internacionales resultan heridos en la jornada más violenta desde la independencia kosovar · Los altercados ocurrieron tras el desalojo de un tribunal ocupado por serbios

El norte de Kosovo vivió ayer su jornada más violenta desde la proclamación de la independencia de Serbia hace un mes, con unos 70 manifestantes serbios y 30 soldados internacionales heridos después de la evacuación forzada de un Tribunal de la ONU en la ciudad de Mitrovica.

Como consecuencia de los enfrentamientos en la parte norte de esa localidad dividida, la policía de la administración interina de la ONU en Kosovo (Unmik) se retiró de la zona, y entregó el control a los soldados de la fuerza internacional para Kosovo (KFOR) y la Policía kosovar.

"Como medida temporal, la policía del norte de Mitrovica está en proceso de reorganización fuera de la ciudad mientras que la KFOR restablece el control", señalaba ayer un comunicado de la ONU emitido en Pristina, la capital kosovar.

La situación, con refriegas callejeras, la intervención de antidisturbios y situaciones aisladas de intercambio de disparos se produjo después de que las fuerzas de la Unmik controlaran ayer con el apoyo de la OTAN el edificio de un tribunal ocupado desde el viernes pasado por cientos de serbios.

Durante el desalojo de ese edificio fueron detenidos 53 serbios, de los cuales veinte fueron liberados por una muchedumbre de manifestantes que se enfrentaron a las fuerzas internacionales en las calles de Mitrovica.

La emisora belgradense B92 asegura que hasta ahora hay 30 soldados internacionales heridos, cinco de ellos de gravedad, mientras que los manifestantes serbios heridos superan ya los 70, tres de ellos de gravedad.

El director del hospital del norte de esa ciudad, Vladimir Adzic, dijo a la agencia serbia Tanjug que se teme por la vida de dos de los heridos, que iban a ser trasladados urgentemente a Belgrado. Fuentes hospitalarias de Mitrovica aseguraron que la mayor parte de los heridos serbios sufrieron disparos de armas de fuego.

Una funcionario internacional en Pristina, que pidió el anonimato, dijo ayer que la Unmik había obtenido el permiso de disparar contra los manifestantes, tras ver que algunos civiles serbios habían disparado con armas de fuego.

Los policías y soldados de la OTAN que intervinieron ayer por la mañana usaron gases lacrimógenos para dispersar a las masas.

El representante especial adjunto de la ONU, Larry Rossin, y el comandante de la KFOR, Gyesis Xavier Bout de Marnhac, celebraron una reunión en la que condenaron los hechos. "La violencia dirigida contra la Policía de la Unmik y el personal de la KFOR es una violación flagrante de la resolución 1.244 del Consejo de Seguridad", indicaron en un comunicado.

El presidente serbio, Boris Tadic, denunció ayer en Belgrado que las fuerzas internacionales "se excedieron en el empleo de la fuerza" y llamó a la calma para rebajar la tensión.

Tadic lamentó que los incidentes se hayan producido en "el día en que el pueblo serbio sufrió uno de los peores pogromos", en referencia a los altercados ocurridos en 2004, cuando una ola de violencia de extremistas albano-kosovares contra los serbios de Kosovo causó la muerte de 19 personas y unos 900 heridos.

Tal comportamiento "podría causar una escalada de los conflictos en la región", advirtió Tadic y llamó a los serbios de Kosovo a "no provocar con gesto alguno el uso de la fuerza por parte de las fuerzas internacionales".

En las iglesias y monasterios ortodoxos de Kosovoe incluso en la misma Serbia, se organizaron ayer oficios de conmemoración por lo que los serbios llaman la "matanza de marzo" de 2004.

El ministro serbio para Kosovo, Slobodan Samardzic, informó de que ha pedido a la Unmik la "inmediata puesta en libertad" de los serbios detenidos en los incidentes. Agregó que la operación efectuada por la Unmik era "inadmisible" y estaba "fuera de todos los modos civilizados de comportamiento en situaciones de crisis".

Samardzic afirmó que ofreció al comienzo de los altercados mediar para encontrar una solución de compromiso para la crisis del Tribunal de Mitrovica. "A pesar de ello, realizaron esta acción violenta y provocaron a la población, de modo que se produjeron los desordenes", aseguró el ministro serbio.

Kosovo declaró su independencia hace un mes y desde entonces el principal foco de tensión ha sido el norte del país, habitado en su mayoría por serbios y está bajo administración internacional.

Su independencia unilateral ha sido reconocida por las principales potencias occidentales, como EEUU, Francia, Alemania y el Reino Unido, pero es rechazada por Serbia, su principal aliado Rusia, España y las Naciones Unidas, entre otros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios