El Estado de Mississippi celebra hoy unas primarias poco entusiastas

  • Obama parte como favorito aunque los demócratas tienen la vista puesta en Pensilvania

Barack Obama y Hillary Clinton afrontan hoy en Mississippi las últimas primarias antes de una larga pausa de seis semanas, en la que el Partido Demócrata deberá buscar una salida al estancamiento que vive la selección de su candidato.

Obama, que ayer participó en varios actos electorales en Mississippi, parte como favorito en las primarias, lo que le permitirá consolidar el nuevo impulso en su campaña tras haber ganado el sábado en los caucus de Wyoming.

Clinton, que ya hizo campaña allí la semana pasada, ha preferido dedicarse esta semana a Pensilvania, el último gran Estado en liza y que celebrará primarias a finales de abril.

Ningún experto político de la historia reciente recuerda una pausa tan extensa en un proceso de primarias, lo que puede ser especialmente dañino en una campaña tan intensa y reñida como la actual, donde los medios digitales, los blogs, las televisiones y los medios tradicionales necesitan información fresca al minuto.

"Nunca antes hemos pasado por ahí. Es un territorio desconocido", afirmó John Brabender, un estratega electoral, a la revista The Político.

Pero la principal preocupación del partido es la situación de estancamiento que vive la selección de un candidato, y que no se resolverá tras las primarias de hoy, en las que hay en juego sólo 33 delegados. Tampoco parece que vaya a cambiar la situación tras las primarias de Pennsylvania el 22 de abril, en las que se otorgará un numero mayor de delegados, 158, y donde las encuestas apuntan como ganadora a Clinton.

Según el último recuento de CNN, Obama tiene 1.527 delegados y Hillary 1.428. Para obtener la candidatura, son necesarios 2.025 delegados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios