Merkel reconoce la "histórica responsabilidad" de Alemania con Israel

  • La canciller alemana realiza una ofrenda floral en el Museo del Holocausto antes de firmar con Israel acuerdos de educación, medio ambiente y defensa.

Comentarios 11

La canciller alemana, Angela Merkel, prosiguió este lunes su histórica visita a Israel, donde además de firmar acuerdos en materias como educación, medio ambiente o defensa con el primer ministro Ehud Olmert se vivieron momentos de especial significado. Éste fue el caso de la visita de la jefa de Estado germana y su delegación al Museo del Holocausto de Jerusalén, donde firmó en el libro de visitas, reconociendo el papel de su país en la masacre de judíos y la "histórica responsabilidad" que, por tanto, Alemania debe tener hacia Israel.

En el segundo y penúltimo día de su viaje coincidiendo con el 60 aniversario de la creación del Estado judío, Merkel visitó el Museo Yad Vashem de Jerusalén acompañada de su equipo y depositó una corona de flores en recuerdo de los judíos asesinados durante la Alemania nazi, según informaciones de medios locales recogidas. La canciller recordó en este marco la "histórica responsabilidad" de su país, antes de firmar en el libro de visitas con una simbólica frase que olvida reticencias pasadas: "El Gobierno alemán, teniendo en mente su responsabilidad por el Holocausto, expresa su determinación de crear un futuro unido a través de las primeras consultas germano-israelíes".

Estas consultas, que incluyen reuniones entre ministros homólogos de distintas ramas, se han saldado con la extensión a Israel de algunos acuerdos importantes que Alemania ya tiene con países como Francia, Italia, España, Polonia o Rusia. Así, ambos Estados pactaron en materias de diversa índole, en concreto educación, medio ambiente y defensa. Para Olmert, la reunión de ambos gabinetes ha creado una ocasión "extraordinaria" e "histórica". "Es la primera vez en que el Gobierno israelí se sienta enfrente de la canciller alemana y una parte significativa de sus ministros", aplaudió, incidiendo en que estos diálogos representan "los deseos de las dos naciones para formar lazos excepcionales, diferentes de los que Israel mantiene con otras naciones".

Como clara muestra de las buenas relaciones bilaterales, el Parlamento hebreo permitió el acceso de Merkel para dar un discurso en una cámara anteriormente vetada salvo a personalidades muy determinadas. Sólo dos diputados votaron en contra, aludiendo al pasado de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. "No puedo oír alemán en el Parlamento", recalcó Aryeh Eldad, "mi madre y mi padre fueron asesinados en ese idioma".

Lo cierto es que, quitando algunas voces discordantes, en general el Gobierno y las autoridades de Israel han acogido con expectación y optimismo la segunda visita de la canciller germana desde que alcanzó este cargo, tras una primera efectuada en 2005. Ambas partes ya expresaron en este viaje su intención de iniciar un nuevo clima de entendimiento y diplomacia, aunque no contempla desplazamientos a los territorios palestinos. No obstante, el Ejecutivo alemán expresó la semana pasada su intención de acoger una cumbre en Berlín en los próximos meses mediante la cual reforzar los sistemas de seguridad y justicia palestinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios