Merkel dice en Israel que el Holocausto "llena de vergüenza a los alemanes"

  • En un histórico discurso ante el Parlamento, la canciller pide "sacrificios dolorosos" para alcanzar la paz en Oriente Próximo

Comentarios 2

La canciller alemana, Angela Merkel, pronunció ayer un discurso ante el pleno del Parlamento israelí en el que instó al Estado judío y a la cúpula palestina a aceptar "dolorosos compromisos" para alcanzar la paz en la región. Merkel reiteró su apoyo a una solución de dos Estados, uno "para el pueblo judío en Israel y otro para el palestino en Palestina". Además, condenó los lanzamientos de cohetes palestinos desde la Franja de Gaza contra ciudades israelíes y consideró que "los atentados terroristas son un crimen y no traen ninguna solución".

La líder alemana se convirtió en la primera jefa de Gobierno extranjera en pronunciar un discurso ante la Knesset en Jerusalén, un honor hasta ahora reservado a monarcas y jefes de Estado y para el que la Cámara ha tenido que modificar sus estatutos.

Merkel desató un fuerte aplauso de los diputados tras agradecer en hebreo la oportunidad de dirigirse al pleno. No obstante, como se esperaba de antemano, un diputado abandonó la sala y otros no se presentaron en el acto en protesta por que Merkel utilizara el alemán en su discurso, un idioma que no pocos en el país relacionan todavía con el Holocausto. En los años 2000 y 2005 ya había ocurrido algo similar cuando comparecieron ante el pleno de la Knesset los presidentes alemanes Johannes Rau y Horst Kohler.

En su conmovedor discurso de hace ocho años, el primero de un político alemán ante la Knesset, Rau pidió perdón por el genocidio de los judíos y consideró que "no hay vida sin recuerdo". Por su parte, Kohler habló del Holocausto como "parte de la identidad alemana". En la misma línea, Merkel afirmó que el Holocausto llena a los alemanes de "verguenza". "Me postro ante las víctimas. Me postro ante los supervivientes y los que les han ayudado a seguir con vida", dijo la canciller, expresando su "profunda convicción" de que Alemania debe mantener el recuerdo de la "catástrofe moral" de su historia para poder contribuir a un futuro humano.

Merkel reiteró la responsabilidad especial de Alemania en pro de la defensa de la existencia de Israel. A este respecto, expresó su preocupación por las amenazas del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad. "Si Irán se hace con la bomba atómica, tendría consecuencias desastrosas, primero para la seguridad y la existencia de Israel, así como también para Europa y el mundo", afirmó, instando al regimen de Teherán a demostrar que no tiene aspiraciones nucleares.

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, agradeció a Merkel su "postura decidida" frente a las amenazas iraníes y consideró que con ello la jefa de Gobierno alemana contribuyó a reforzar el "frente internacional" contra Irán. Olmert dijo que forma parte de la responsabilidad común el recordar las enseñanzas de la historia y luchar contra cualquier intento de negar el Holocausto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios