Manifestantes recuerdan en EEUU a Trayvon Martin al mes de su muerte

  • El asesinato del joven negro desarmado en Florida reabrió las tensiones raciales · La petición de arresto y procesamiento del vigilante supera los dos millones de firmas

Manifestantes recordaron ayer el primer mes de la muerte a manos de un vigilante del adolescente negro desarmado Trayvon Martin en Florida, que reabrió las heridas por las tensiones raciales y desató un escándalo nacional en EEUU.

Anoche estaba prevista una concentración en el centro cívico de Sanford, 400 kilómetros al norte de Miami, para presentar una petición que superó los dos millones de firmas para exigir el arresto y procesamiento del vigilante voluntario de origen hispano George Zimmerman, que dio el disparo mortal contra Martin el pasado 26 de febrero. Estas manifestaciones estuvieron lideradas por los padres de Martin, Tracy Martin y Sybrina Fulton, así como por los líderes de la lucha por los derechos civiles Al Sharpton y Jesse Jackson. A ellos se sumaron Ray Lewis y Santonio Holmes, dos estrellas del deporte más popular en el país y el preferido por Trayvon Martin, el fútbol americano.

La petición lanzada en internet por la agrupación activista Change.org, se entregará al alcalde de la ciudad de poco más de 53.000 habitantes y a los concejales para exigir que Zimmerman, de 28 años, sea investigado y acusado por la muerte de Martin.

Zimmerman dijo que disparó en defensa propia después de una pelea entre ambos en una urbanización privada de Sanford, donde el padre del adolescente había ido a visitar a una amiga. El diario The Orlando Sentinel informó ayer que Zimmerman le dijo a la Policía que Martin se enfrentó a él, se subió encima de él y golpeó su cabeza contra la verja varias veces.

Zimmerman no ha dado ninguna declaración pública mientras se desconoce su paradero, pero varios testigos confirmaron su versión al diario de Orlando. Por su parte, los padres y compañeros de clase de Martin lo han descrito como un joven tranquilo.

Una llamada al teléfono de emergencia 911 el día del incidente y divulgada la semana pasada reveló que Zimmerman sospechaba del joven por razones confusas, el operador le dice que no haga nada y que espere las patrullas policiales. Cuando llegó la Policía, el joven ya había recibido el disparo.

Un mes después, ese hombre permanece en libertad sin cargos, amparado por la polémica ley Stand Your Ground (Defiende tu posición), que exime a los ciudadanos de la obligación de retirarse en caso de amenaza y les permite recurrir al uso de la fuerza, "incluso letal", para defenderse.

Florida fue el primer Estado que aprobó esta ley, en 2005, y desde entonces otros 20 han adoptado normas parecidas. Hasta entonces, en todo EEUU los ciudadanos en una situación peligrosa y que tuvieran oportunidad de retirarse de forma segura tenían obligación de retirarse, a diferencia de los policías, que tenían que afrontar el peligro.

La falta de registro de amenazas en el caso desató la ira de la comunidad afroamericana en el país al sospechar que imperó el prejuicio racial y abrió un sensible debate al que se sumó incluso el presidente Barack Obama, quien reconoció que es "una tragedia" que debe ser investigada.

Ayer en una escuela del suburbio de Miami, donde vivía Martin con su madre, cientos de estudiantes fueron al liceo con sudaderas con capuchas como las que llevaba puesta el joven ese día e hicieron una manifestación silenciosa con fotos de su compañero de clase.

Por su parte, Zimmerman siente remordimientos por haber matado a Martin y teme por su vida al saber que el grupo Nuevas Panteras Negras ofrece una recompensa por información sobre él, afirmó su asesor legal, Greg Sonner. "Sus amigos hemos querido dar un paso adelante porque las acusaciones de que es racista simplemente no son ciertas. Está nervioso y teme por su vida. Ha sido acusado en todo EEUU", dijo a la cadena ABC.

Zimmerman vive recluido y con miedo tras recibir varias amenazas de muerte y conocer que el partido Nuevas Panteras Negras ofrece 7.500 euros por información que conduzca a su captura, explicó Sonner.

Según la versión de Zimmerman no desmentida por la Policía, éste fue golpeado en la nariz por Martin y sufrió un corte en la cabeza antes de que disparara.

La polémica decisión de dejarle en libertad forzó al jefe de Policía de Sanford, Bill Lee, a presentar el jueves su renuncia temporal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios