Kofi Annan intenta convencer a Rusia de que abandone su apoyo al régimen de Al Asad

  • Las autoridades de Moscú reiteran su radical oposición a toda injerencia externa en Siria

El enviado especial de la ONU y de la Liga Árabe, Kofi Annan, llegó ayer a Moscú para analizar la crisis siria con el presidente, Dimitri Medvedev, y el ministro de Exteriores, Sergei Lavrov, e intentar convencerles de que abandonen su apoyo al régimen del presidente Bashar al Asad

La parte rusa, por cuya iniciativa se celebra esta visita a Moscú del ex secretario general de la ONU, está decidida a dejar bien clara su posición, centrada en el rechazo a cualquier injerencia externa en el conflicto interno sirio.

El Kremlin adelantó que en las conversaciones con Annan Rusia insistirá en que "el apoyo de una de las partes en el conflicto sirio es inadmisible" y en el "imperativo de poner fin" a los suministros de armas a la oposición siria.

Fuertemente criticado por Occidente por apoyar la dictadura de Bashar al Asad, su principal aliado en el Oriente Próximo e importante comprador de armamentos rusos, el Kremlin insiste en que en la crisis siria la diplomacia rusa defiende una "posición de principio".

"Durante la próxima reunión estamos decididos a exponer nuestro enfoque de principio, orientado a conseguir el alto el fuego y poner fin a la violencia en Siria", declaró Sergei Prijodko, asesor de Medvedev encargado de política internacional.

La parte rusa también insistirá ante Annan en que "es poco probable que la solución de la crisis siria pueda ser hallada en el marco del Grupo de Amigos de Siria", cuya segunda reunión está convocada para comienzos de abril próximo. Para Rusia, indicó el asesor del Kremlin, "la tarea prioritaria es el cese inmediato de la violencia en Siria".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios