La Justicia alemana pone algunas condiciones al Tratado de Lisboa

  • El Tribunal Constitucional falla que el texto europeo es compatible con la legislación germana, que necesita algunos cambios para que pueda ratificarse

El Tribunal Constitucional de Alemania determinó ayer que el Tratado de Lisboa es compatible con la legislación nacional, si bien señaló la necesidad de que se realicen ciertos cambios a la misma para que el Tratado pueda ser ratificado de forma oficial.

"En resumen, la Ley Básica dice sí al Tratado de Lisboa, pero exige un fortalecimiento de las responsabilidades parlamentarias a nivel nacional", explicó el juez que preside el Constitucional, Andreas Vosskuhle, en referencia a la Carta Magna alemana. "El Tribunal confía en que se supere rápidamente el último obstáculo a la ratificación", añadió.

El Constitucional aceptó analizar el caso cuando lo propusieron más de 50 diputados del Bundestag (Cámara Baja del Parlamento), incluidos miembros del bloque conservador de la canciller Angela Merkel y parlamentarios del Linke (extrema izquierda).

El conservador Peter Gauweiler, de la Unión Socialcristiana (CSU) de Baviera, lideró la lucha contra el Tratado de Lisboa argumentando que permitirá a los dirigentes de los Estados miembros de la UE tomar decisiones en Bruselas sin necesidad de contar con la aprobación de los Parlamentos nacionales.

El Tribunal Constitucional indicó que el apéndice de la ley que aprobaron ambas cámaras del Parlamento el año pasado y que allanaba el camino hacia la ratificación debe modificarse antes de que el jefe de Estado, Horst Koehler, firme el Tratado.

En concreto, el tribunal dijo que ese apéndice debe dejar claro que ambas cámaras, el Bundestag y el Bundesrat, tienen un papel que desempeñar a la hora de dar forma a las decisiones que se toman en Bruselas. Norbert Roettgen, líder parlamentario de los conservadores de Merkel, aseguró que los partidos gobernantes pretenden aprobar los cambios necesarios a principios de septiembre. El Bundestag podrá entonces votar el borrador de la ley el 8 de septiembre, indicó.

La principal queja de los diputados que se oponían al Tratado -la de que era incompatible con la ley alemana- fue rechazada por el Constitucional, eliminando así uno de los escollos fundamentales a los que se enfrentaba el texto, que debe ser ratificado por los 27 para que entre en vigor.

El Tratado de Lisboa recibió un duro golpe el año pasado, cuando los irlandeses dijeron no en un referéndum. En octubre, los irlandeses volverán a las urnas para expresar su apoyo o su rechazo al texto ahora que desde Bruselas les han asegurado que no amenazará la postura de Irlanda en asuntos como el aborto, los impuestos o la neutralidad militar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios