Israel continúa la construcción en los asentamientos judíos, ignorando la 'Hoja de ruta'

  • El Ayuntamiento de Jerusalén aprueba la construcción de 600 viviendas en una colonia cisjordana y Olmert promete permitir más asentamientos.

La ONG Paz Ahora dio a conocer hoy un informe según el cual la construcción en los asentamientos judíos ha continuado pese a que la 'Hoja de ruta' estipula expresamente que no se ampliarán las colonias. El documento fue recibido con el anuncio del Ayuntamiento de Jerusalén de la construcción de 600 nuevas viviendas en una colonia de Cisjordania cercana a la ciudad; la promesa del primer ministro, Ehud Olmert, de que autorizará la construcción en los asentamientos próximos a Jerusalén y el compromiso de los colonos judíos de seguir construyendo aunque no tengan la autorización del Gobierno.

Paz Ahora, que considera que estos asentamientos también perjudican la seguridad, la sociedad y la economía de Israel, asegura que la construcción de al menos 500 edificios sigue en marcha en los enclaves judíos de la región.

Pero Olmert rechazó en la Knesset (Parlamento) el informe de Paz Ahora: "Todos los informes de los proyectos de construcción en los territorios (palestinos) no son ciertos, y no es verdad que estemos construyendo violando los compromisos que hemos hecho".

Los asentamientos han sido una de las causas de los enfrentamientos entre israelíes y palestinos, pero la Corte Internacional de Justicia (CIJ) ha dejado claro que la construcción de asentamientos en las tierras ocupadas en la guerra de 1967 es ilegal. Cerca de medio millón de judíos viven en las tierras ocupadas de Cisjordania, incluido Jerusalén Este. Algunos colonos reivindican estas tierras, a las que llaman Judea y Samaria, como un derecho otorgado por Dios.

La ONG recordó también que Israel anunció este año sus planes de construir cientos de viviendas para judíos en Jerusalén Este y sus proximidades, de mayoría árabe. El primer ministro israelí, Ehud Olmert, afirmó la semana pasada que esta construcción no se detendrá, lo cual a los ojos de los palestinos supone un intento de aislar este barrio del resto de Cisjordania.

Por otra parte, el Ayuntamiento de Jerusalén anunció que ha aprobado la futura construcción de 600 nuevas viviendas en el asentamiento judío de Pisgat Zeev en una zona que estaba destinada inicialmente para industrias. Esta colonia está situada en una zona de la Cisjordania ocupada que Israel considera parte de la ciudad.

Antes de que pueda comenzar la construcción, la propuesta debe ser aprobada por el Ministerio de Interior israelí y la población puede presentar objeciones. No obstante, el alcalde de Jerusalén, Uri Lupolianski, declaró en un comunicado que, "viendo las declaraciones del primer ministro de que la construcción en los barrios de Jerusalén continuará", prevé "que el Gobierno no retrasará este proyecto".

Israel considera todo Jerusalén como su capital, una reivindicación que no goza del respaldo internacional. Esta perspectiva choca con la de los palestinos, que quieren que Jerusalén Este sea capital de su futuro Estado.

En los últimos meses, el Estado hebreo ha anunciado planes para construir cientos de viviendas para judíos en Jerusalén Este y en áreas cercanas. Según Paz Ahora, este año ha habido un incremento en el número de nuevos proyectos en la zona comparado con 2007, cuando sólo se reconstruyeron 46 casas.

Ignorando las condiciones que establece la 'Hoja de ruta', Olmert indicó a los diputados de su partido, Kadima, que Israel pretende seguir construyendo en los barrios judíos de Jerusalén Este y en los asentamientos en Cisjordania que prevé mantener en virtud del futuro acuerdo de paz.

"Éstas son negociaciones que se están manteniendo con sinceridad porque no estamos intentando esconder nada", señaló Olmert, en referencia a las conversaciones con el presidente palestino, Mahmud Abbas, y a la política israelí de asentamientos, que ha generado las críticas de Estados Unidos.

La secretaria de estado norteamericana, Condoleezza Rice -que se encuentra de visita en la región-, reiteró la postura de Washington, según la cual la construcción de asentamientos "debería parar". Además, recordó que "no es coherente con las obligaciones de la 'Hoja de ruta'".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios