Israel se compromete a retirar 50 puestos de control en Cisjordania

  • La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, logra arrancar "medidas concretas" para impulsar el proceso de paz

Israelíes y palestinos anunciaron ayer junto a la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, "medidas concretas" para impulsar el proceso de paz, entre las que destaca la remoción de 50 puestos de control en Cisjordania.

La jefa de la diplomacia estadounidense visita la región, por segunda vez este mes, para tratar de encarrilar el proceso de negociación iniciado tras la Conferencia de Annapolis (EEUU) en noviembre, y que hasta la fecha parece vacilante y carente de resultados sobre el terreno.

Rice anunció ayer una serie de medidas adoptadas por las partes, que calificó de "un buen comienzo para mejorar" la economía palestina, severamente amenazada por las restricciones de movimientos impuestas por Israel. No obstante, la secretaria de Estado no se conformó una mera rúbrica o los compromisos verbales, sino que prometió que EEUU seguirá muy de cerca las actividades israelíes en Cisjordania para comprobar la aplicación de las promesas destinadas a aliviar la situación de la población palestina. "Verificaremos lo que quiera que estén haciendo. Todo esto está destinado a tratar de mejorar el movimiento y el acceso del pueblo palestino en Cisjordania", aseveró Rice.

Pese a que Israel se comprometió en el pasado a desmantelar decenas de puestos de control militar y otro tipo de barreras físicas en Cisjordania, siempre se ha ceñido a "razones de seguridad" y la amenaza de atentados suicidas para finalmente no hacerlo.

Según el plan firmado por el primer ministro palestino, Salam Fayad, y el titular de Defensa israelí, Ehud Barak, Israel desmantelará unos 50 puestos de control y mejorará las condiciones de otros para reducir los tiempos de espera en torno a las principales ciudades cisjordanas.

También dará a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) mayor responsabilidad en materia de seguridad en Yenín, donde los israelíes autorizaron el despliegue de unos 700 efectivos policiales entrenados en Jordania.

El plan incluye las promesas de permitir la entrada de 1.500 comerciantes y empresarios palestinos a Israel y la construcción de entre 5.000 y 8.000 viviendas cerca de Ramala, además de facilitar los accesos de suministros a esta ciudad, sede del Gobierno de la ANP.

Por contra, los palestinos se comprometieron a mejorar la situación de seguridad en Yenín, donde reinan varias milicias, para "dotarla de ley y orden, y detener el terror", según un comunicado del Departamento de Estado.

El documento también menciona que Barak y Fayad decidieron asumir medidas para poner en práctica los compromisos contenidos en la Hoja de Ruta, el plan de paz que prevé la creación de un Estado palestino independiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios