Ingrid Betancourt exige a Sarkozy que se implique en la liberación de más rehenes

  • El presidente francés recibe en el Elíseo a la ex rehén franco-colombiana · Diversas fuentes confirman la participación de agentes israelíes en la operación de rescate de los secuestrados en poder de las FARC

"Bienvenida. Francia la quiere y está feliz", dijo el presidente francés, Nicolas Sarkozy, a Ingrid Betancourt, quien manifestó que "he llorado mucho durante mi cautiverio pero ahora lloro de alegría al respirar el aire francés", al llegar ayer a una base militar cerca de París dos días después de ser liberada tras casi seis años y medio de cautiverio en manos de las FARC.

"La esperábamos desde hace mucho tiempo. Toda Francia está impresionada de cómo vuelve, con esa sonrisa, esa fuerza", afirmó el jefe de Estado, que minutos antes la había abrazado, al igual que su esposa, Carla Bruni, al pie de la escalerilla del avión oficial en el que viajó desde Bogotá.

"Llevo siete años soñando con este momento (...) Le debo todo a Francia", señaló Betancourt mirando a Sarkozy, al que tomó la mano y dijo que había luchado mucho por ella, antes de recalcar que la "extraordinaria" operación del Ejército colombiano que permitió su liberación también es "fruto de vuestra lucha".

Betancourt pidió la ayuda de Sarkozy para lograr la liberación de los que aún continúan secuestrados por las FARC.

En una intervención celebrada en el Palacio del Elíseo, donde Betancourt fue aclamada por los miembros del Comité de Apoyo que durante años se movilizaron para lograr su puesta en libertad, la ex rehén se giró hacia Sarkozy para pedirle que viaje a Colombia, hable con el presidente Álvaro Uribe e intente "mover las cosas" incluso reanudando los contactos de Francia con la guerrilla.

"No se les puede dejar allí", dijo una emocionada Betancourt ante los numerosos miembros del Comité congregados en la recepción organizada en el palacio presidencial.

Sarkozy fue el encargado de presentarla a los miembros del Comité, la mayoría de los cuales no habían visto jamás a la ex candidata a la presidencia de Colombia. "Queridos amigos: Ingrid Betancourt", lanzó un radiante Sarkozy provocando un estallido de aplausos en la sala donde se celebró el acto de bienvenida.

"Me giro hacia nuestro presidente, porque también le necesitamos, para que vaya a Colombia, habrá que volver a hablar con Uribe, al que ahora queremos bien. Y no sé qué habrá que inventar para intentar mover las cosas, porque ahora todo está bloqueado", dijo Betancourt tras relatar el "horror y el miedo" de la vida en la selva.

"Es el horror, porque las FARC no se comunican ni con Chávez, ni con Correa y todavía menos con Uribe", prosiguió Betancourt, que, volviendo su mirada hacia Sarkozy, le sugirió que "dejar una puerta abierta" a los "delegados de Francia", aun reconociendo que cada vez que los emisarios franceses entraban en la selva por ella tenían miedo de no volver.

Sobre la operación por la que fue liberada la ex candidata presidencial junto a 14 rehenes contó con el asesoramiento de expertos israelíes en seguridad. No obstante, los medios locales subrayan que los israelíes involucrados en la operación advierten de que "no hay que exagerar" su implicación y se debe "dar crédito" a Colombia, país con el que el Estado judío viene estrechando sus lazos en materia de seguridad en los últimos tres años.

Según el diario Haaretz, la actividad israelí en la operación de rescate implicó a decenas de expertos de seguridad y fue coordinada por la empresa Global CST, propiedad del ex jefe de planificación del Estado Mayor israelí, general Israel Ziv, y el general de brigada y antiguo responsable de inteligencia, Yosi Kuperwasser.

Por otra parte, el Gobierno de Estados Unidos pedirá a Colombia la extradición de los dos guerrilleros de las FARC capturados durante el rescate. Se trata de los guerrilleros conocidos con los alias de César y Gafas, y Washington ya está haciendo los trámites preliminares para hacer la solicitud formal ante las autoridades colombianas, y serían requeridos por los delitos de secuestro y tráfico de armas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios