El Gobierno ecuatoriano rompe relaciones diplomáticas con Colombia

  • La Policía colombiana asegura tener documentos "tremendamente reveladores" sobre los vínculos del presidente Correa con las FARC · El Ejecutivo de Uribe presentará las pruebas ante la ONU y la OEA

El Gobierno de Ecuador envió ayer una carta a Bogotá en la que anunció la ruptura de las relaciones diplomáticas con Colombia, informó la Cancillería colombiana. "Frente a una sucesión de hechos e inamistosas imputaciones y de conformidad con lo establecido en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961, el Gobierno de Ecuador ha decidido romper relaciones diplomáticas con el Gobierno de Colombia, a partir de esta fecha", según la misiva.

En la comunicación, el Gobierno de Quito "rechaza enérgicamente" la acusación formulada por el director de la Policía colombiana, general Óscar Naranjo, sobre vínculos del Gobierno de Rafael Correa con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Bogotá aseguró que tiene al menos dos documentos "tremendamente reveladores" que demuestran la existencia de "vínculos" entre el Gobierno del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, con las FARC, y aseguró que enviará estas pruebas incautadas a la ONU y la OEA .

El director de la Policía de Co- lombia, general Óscar Naranjo, precisó que las informaciones se encontraron en uno de los ordenadores incautados al portavoz internacional y número dos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Raúl Reyes, quien murió el sábado en una operación llevada a cabo en territorio ecuatoriano. Según Naranjo, esta información permite "de manera contundente e indiscutible, presentar por lo menos dos documentos tremendamente reveladores y, en nuestra opinión, muy graves, en cuanto que afectan a la seguridad nacional colombiana".

El jefe policial precisó que en un documento, fechado el 18 de enero, Reyes se dirige al mando de las FARC y detalla que el ministro de Seguridad de Ecuador, Gustavo Larrea, en nombre del presidente del Ecuador, "tiene el interés de oficializar las relaciones con la dirección de las FARC".

Igualmente, en el mencionado documento Reyes señala que Larrea manifestó a los rebeldes "que la política ecuatoriana es negarse a participar del conflicto interno colombiano con apoyos al Gobierno Uribe".

También, según Naranjo, se solicita al máximo jefe de las FARC, Manuel Marulanda, alias Tirofijo, un gesto que impulse la gestión de Correa en el canje humanitario, que podría ser entregarle a ese Gobierno al cabo Pablo Emilio Moncayo, en poder de los rebeldes desde hace más de 10 años.

En otro documento, también escrito por Reyes, se deja entrever que el ministro ecuatoriano Larrea tuvo contactos directos con ese jefe de la guerrilla, ya fuera en Colombia o en Ecuador.

El ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Nicolás Maduro, calificó como un "montaje" las acusaciones de Colombia sobre la presunta vinculación del Gobierno de Ecuador con las FARC. En declaraciones a la televisión estatal la noche del domingo, el funcionario afirmó que ese montaje fue hecho por Colombia para justificar la violación de la soberanía de Ecuador.

"Es la justificación política pública mediática, el montaje de olla que necesitan para justificar con la mentira ante Colombia y el mundo, la aberrante política de violación de la soberanía, de la integridad territorial de nuestro hermano Ecuador y la internacionalización de un conflicto que quieren convertir en un conflicto de toda América Latina", dijo.

Maduro sostuvo que Colombia se ha convertido en una base para organizar "la agresión, la guerra y la violencia", al referirse a la operación militar que dio muerte al segundo jefe de la guerrilla de las FARC en la frontera con Ecuador.

"Es la campaña del imperio, pues. Convertir la política antiterrorista en la justificación para el ataque en diversos lugares del mundo y mantener presupuestos de guerra", expresó Maduro.

Estados Unidos, por su parte, respaldó ayer a Colombia en su "combate contra organizaciones terroristas", y exhortó a Venezuela a "trabajar constructivamente" con el Gobierno colombiano, según el Departamento de Estado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios