Europa comienza una "nueva era"

  • El presidente portugués, anfitrión en la ceremonia por la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, asegura que éste "abrirá Europa al mundo" · Barroso apela al liderazgo político para que el proyecto tenga éxito

El primer ministro de Portugal, José Sócrates, consideró ayer que el Tratado de Lisboa "es un nuevo comienzo para Europa" al recordar los esfuerzos realizados para su aprobación, durante la Presidencia lusa de la UE en 2007.

Sócrates y el presidente portugués, Aníbal Cavaco Silva, que expresó su confianza en que el Tratado "abrirá Europa al mundo", fueron anfitriones de un acto solemne en Lisboa, con varios dirigentes europeos, para celebrar la entrada en vigor del nuevo texto.

"Hoy es un día de esperanza para los europeos, un día para la historia de la construcción de Europa", proclamó Cavaco en presencia, entre otros, del nuevo presidente de Consejo Europeo, Herman van Rompuy; el de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso; y el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Cavaco Silva consideró que "la entrada en vigor del Tratado de Lisboa pone fin al problema institucional que se prolongó por una década" y con él la UE "dispone de renovadas condiciones para enfrentar los desafíos". "Hoy, Europa -subrayó- es más apta y más responsable para dar respuesta a los grandes desafíos, está mejor preparada para enfrentar la crisis económica y financiera y sus consecuencias sociales, en particular el desempleo".

El jefe del Estado de Portugal señaló que el Tratado "puede y debe reforzar su voz, como actor coherente y creíble, en la escena internacional".

Ante la Torre de Belem, donde tuvo lugar la ceremonia en las orillas del Tajo, el presidente luso apostó por una "Europa abierta al mundo, ambiciosa, capaz de movilizar voluntades políticas y el entusiasmo de sus ciudadanos". "Está en las manos de los líderes europeos hacer del Tratado, que lleva el nombre de la ciudad de Lisboa, un instrumento de esperanza para el futuro", concluyó.

En la ceremonia de Lisboa, que tuvo lugar tras la clausura de la XIX Cumbre Iberoamericana en la cercana localidad de Estoril, estuvieron también el presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, y la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, que se encuentra de visita oficial en Portugal.

En su discurso, Sócrates señaló que "un nuevo Tratado es siempre un nuevo comienzo" al evocar los 52 años de integración europea, que consideró "una historia de éxitos".

Europa, añadió, se centrará ahora "en aquello que hace la diferencia", como los derechos y los deberes de los ciudadanos, la apuesta por el multilateralismo y la capacidad de diálogo.

Sócrates rindió también un "homenaje especial" a la canciller alemana, Angela Merkel, y a Durao Barroso por sus esfuerzos para lograr la aprobación del Tratado. "Lisboa se enorgullece de ser una ciudad que tiene inscrito el cosmopolitismo en su código genético, esta tradición de nuestra capital estará ahora inscrita en el legado del Tratado que ostenta su nombre", manifestó Sócrates.

Por otro lado, Rodríguez Zapatero garantizó ayer que España, que asumirá la Presidencia semestral de la UE el próximo 1 de enero, será "leal" a las instituciones europeas y al Tratado de Lisboa, con el que Europa recupera "la vitalidad, la energía y la ambición".

Durao Barroso, por su parte, pidió liderazgo político para el éxito del Tratado de Lisboa y resaltó que el acuerdo simboliza "una Europa reunificada, libre y democrática". "Los tratados son importantes, pero por sí solos no llegan. Nada sustituye el liderazgo, la determinación y la voluntad política en un mundo cada vez más interdependiente", añadió.

El presidente de la Comisión avisó de que la aplicación del texto exige "un sentido extra de la responsabilidad" en el respeto a las competencias de cada institución y la más leal colaboración por "el bien común europeo".

"Estamos en Lisboa para marcar una nueva cara del destino de Europa", dijo, por último, Van Rompuy en su primer discurso y acto público como presidente del Consejo Europeo. "La UE es algo único en el mundo", un espacio de democracia, paz y prosperidad, agregó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios