Estrecha vigilancia en la capital de Mongolia tras las violentas protestas

  • La autoridades controlan Ulan Bator en el primer día de estado de emergencia

Las calles de la capital mongola, Ulan Bator, permanecían ayer bajo la estrecha vigilancia de la Policía y el Ejército en el primer día de estado de emergencia decretado tras las violentas protestas por supuesto fraude electoral, en las que el martes murieron al menos cinco personas y más de 300 resultaron heridas.

"En estos momentos la situación está en calma y se puede andar por las calles sin problemas", dijo a Efe Guido Veboom, periodista holandés del portal independiente de noticias Mongolia Web News, en el que trabajan reporteros extranjeros y mongoles.

Pese a que la Comisión Electoral General no ha anunciado aún los resultados oficiales, la prensa estatal aseguró que el gobernante Partido Revolucionario Popular de Mongolia obtuvo la mayoría absoluta en el Parlamento frente al opositor y liberal Partido Demócrata.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios