El Ejército libera a Ingrid Betancourt, el símbolo de todos los rehenes

  • La ex candidata presidencial colombiana secuestrada hace seis años da las "gracias a Dios" tras ser rescatada · También fueron rescatados tres contratistas norteamericanos y otros 11 militares

El Ejército de Colombia rescató ayer sanos y salvos a la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, a tres estadounidenses y a once militares secuestrados por la guerrilla de las FARC que se encontraban en el departamento del Guaviare, anunció el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos.

"Quiero primero darle gracias a Dios y a los soldados de Colombia", dijo anoche tras ser rescatada. "Creo que esta es una señal de paz para Colombia", añadió.

El funcionario señaló en una rueda de prensa que la ex candidata presidencial de origen colombo-francesa, cautiva desde febrero de 2002, y los contratistas estadounidenses Thomas Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves, secuestrados en 2003, fueron liberados en un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en ese departamento selvático.

"Esta operación que se denominó Jaque, no tiene precedentes y deja muy en alto la calidad y el profesionalismo del Ejército colombiano", señaló Santos.

"Mis felicitaciones muy sinceras a nuestros hombres de la Inteligencia del Ejército", añadió el ministro, que felicitó a los generales Freddy Padilla, comandante de las Fuerzas Militares, y Mario Montoya, comandante del Ejército, por la operación de rescate.

El ministro explicó que se logró engañar a los rebeldes, pues éstos pretendían transportar a los rehenes en un helicóptero que fue contratado por ellos pero en realidad la aeronave pertenecía al Ejército. Según el ministro, dos integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) fueron capturados, entre ellos un individuo conocido con el alias de César, quien era el jefe guerrillero que estaba custodiando a los secuestrados.

Betancourt, los tres contratistas estadounidenses y los once militares fueron trasladados más tarde de San José de Guaviare a la base aérea de Tolemaida, en el departamento de Tolima, a menos de 190 kilómetros de Bogotá.

"Seguiremos trabajando en la liberación de los demás secuestrados. Hacemos un llamamiento a los actuales cabecillas de las FARC para que no se hagan matar, liberen a los secuestrados y no sacrifiquen a sus hombres", dijo Santos en la sede del ministerio de Defensa en Bogotá.

Betancourt fue secuestrada en 2002 por los rebeldes de la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) mientras realizaba su campaña presidencial. Por su parte los tres estadounidenses fueron secuestrados en febrero de 2003 cuando el avión en que realizaban tareas antidrogas en las selvas de Caquetá cayó en un territorio bajo control rebelde.

Para entregar a un grupo de al menos 39 rehenes, entre ellos Betancourt y los tres estadounidenses, las FARC exigían la liberación de 500 rebeldes presos.

"Es una alegría inmensa, una alegría indescriptible. No acabo de creerlo", declaró Lorenzo Delloye, el hijo de la francocolombiana Ingrid Betancourt.

Todos los intentos de conseguir la liberación de Ingrid Betancourt a través de la negociación con sus secuestradores habían acabado en fracaso, mientras que la política colombiana veía como otros secuestrados por la guerrilla, como su compañera en la candidatura presidencial, Clara Rojas, había sido liberada por la intervención de Hugo Chávez. Tanto el presidente venezolano, como el presidente francés habían movido los hilos para conseguir la liberación de Ingrid Betancourt ante el riesgo de que acabara muriendo dado el mal estado de salud en el que se encontraba, según los liberados que la vieron.

En noviembre se hicieron públicas las primeras pruebas de vida de la ex candidata presidencial desde 2003 así como una carta que le escribió a su madre que decía "aquí vivimos muertos", "Estoy mal físicamente. No he vuelto a comer".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios