EEUU afirma que nadie quiere impulsar una guerra con Teherán

  • La Casa Blanca sale así al paso de la dimisión del jefe militar para Oriente Próximo

La Casa Blanca afirmó que "no hay nadie" dentro del Gobierno estadounidense que impulse una guerra con Irán, después de que el jefe militar para Oriente Próximo, el almirante William Fallon, renunciara a su cargo por sus presuntas discrepancias con la política oficial respecto a Teherán.

Sin embargo, la portavoz Dana Perino dijo que el presidente George W. Bush no podía descartar el uso de la fuerza en la disputa sobre el programa nuclear de la República Islámica porque eso "ayuda a hacer el trabajo diplomático y a hacerlo más efectivo".

"Es verdad que el presidente no ha descartado ninguna opción, pero ningún comandante en jefe podría hacer eso y estar representando bien a Estados Unidos", indicó. "No hay opiniones diferentes cuando se llega a eso".

Sin embargo, "no hay nadie en la Administración que esté sugiriendo otra cosa que un enfoque diplomático con Irán", dijo Perino.

Consultada sobre si las afirmaciones de que la salida de Fallon mostraban que el presidente no tolera discrepancias, Perino respondió: "pienso que eso es absurdo".

Fallon señaló en un comunicado el martes que renunciaba debido a que los informes sobre que él discrepaba con Bush de Irán se habían convertido en una "distracción" para enfocar el tema.

El secretario de Defensa, Robert Gates, declaró que había aceptado la renuncia de Fallon "con renuencia y tristeza", negando desacuerdos del almirante con el Gobierno sobre la política hacia Irán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios