Cuba estudia la eliminación de "todas" las prohibiciones "obsoletas"

  • Un alto cargo del Partido Comunista de Cuba explica que se está estudiando el levantamiento de restricciones que los cubanos "esperan y necesitan"

Comentarios 22

El gobierno cubano está estudiando la eliminación de "todas" las prohibiciones que quedaron "obsoletas", aseguró hoy un alto funcionario en La Habana, que admitió que son medidas que los cubanos "esperan y necesitan".

"Hay un grupo de medidas que se están estudiando, que están en análisis y que serán puestas en vigor lo antes posible", dijo a periodistas el secretario de Cultura del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Eliades Acosta, durante un encuentro con cubanos residentes en el exterior.

Acosta no quiso entrar en detalles sobre cuáles podrían ser dichas medidas, que según se ha ido filtrando en los pasados días podrían ir desde la liberación de la venta de electrodomésticos a una flexibilización migratoria, incentivos en la agricultura o la readmisión de cubanos en hoteles de lujo de la isla, y se limitó a indicar que se trata de levantar "prohibiciones obsoletas". "No hay ninguna que quede fuera, todas (se están estudiando) por las instancias correspondientes", agregó, admitiendo que "la gente espera, y las necesita".

Desde que Raúl Castro anunciara la "eliminación" del "exceso de prohibiciones y regulaciones más sencillas" en las "próximas semanas" tras su asunción, el 24 de febrero, el país ha bullido de rumores e informaciones no confirmadas oficialmente sobre posibles medidas que se estén adoptando en diversas esferas.

Entre otros, circuló un documento -sin firma ni sello- según el cual el gobierno permitirá la venta libre de computadoras y otros electrodomésticos, así como medidas e incentivos en el campo agrícola, uno de los sectores por los que el gobierno apuesta más para incrementar la productividad del país.

Asimismo, el propio diario Granma alzó las expectativas la semana pasada de que, entre las medidas, se incluya la eliminación de la prohibición que pesa sobre los cubanos de alojarse en hoteles de lujo en la isla. Según Acosta, se trata de la eliminación de "un grupo de medidas que hubo que tomar y que fueron justificadas, pero que en alguna medida también alejaban al pueblo cubano de poder ejercer plenamente todos sus derechos". "De eso se trata, de eliminar prohibiciones que están obsoletas y que la gente pueda vivir de una manera más natural y normal", explicó.

No se sabe sin embargo aún cómo ni cuándo el gobierno implementará las reformas, ni siquiera si serán anunciadas de algún modo oficial. El problema es que muchos de estos cambios no necesitan una ley específica, ya que se refieren a reformas de medidas tomadas sólo "por necesidad" en los momentos de crisis que atravesó la isla a partir de la década de los 90 a raíz del derrumbe del bloque soviético, el denominado "periodo especial".

Por ejemplo, la Constitución cubana garantiza a todos los nacionales el derecho a disfrutar "de los mismos balnearios, playas, parques, círculos sociales y demás centros de cultura, deportes, recreación y descanso", lo que implica que el levantamiento de la prohibición de acceso a hoteles no sería más que la restitución de un derecho ya garantizado por ley.

Tampoco el canciller cubano, Felipe Pérez Roque, presente en el encuentro, quiso detallar cuáles serán las reformas, pero confirmó su puesta en marcha al afirmar que el "gobierno y el partido trabajan en el camino que trazó el presidente del Consejo de Estado, Raúl Castro". "Trabajamos en lo que decimos y cumplimos lo que decimos", apostilló.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios