Correa llegará "hasta las últimas consecuencias" para aclarar la agresión a la soberanía de Ecuador

  • El presidente ecuatoriano llama a consultas a su embajador en Colombia y exige una explicación

Ecuador criticó como nunca antes a Colombia por el "grave atentado que cometió al masacrar" en suelo ecuatoriano a 17 rebeldes, incluido el número dos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), dejando en suspenso la relación diplomática y amenazando con "ir hasta las últimas consecuencias".

El presidente Rafael Correa llamó a consultas a su embajador en Bogotá por el operativo del sábado en el que, según él, fueron "masacrados", además del comandante Raúl Reyes, otros 16 miembros de las FARC y heridas dos guerrilleras.

Los militares ecuatorianos retiraron ayer los 15 cuerpos y atendieron a las heridas, mientras Bogotá admitió que sus efectivos se llevaron los cadáveres de Reyes y de uno de sus lugartenientes. "Es el atentado más grave contra la soberanía ecuatoriana cometido por Colombia al menos en lo que va del siglo", declaró el ministro de Seguridad Interna y Externa, Gustavo Larrea.

Colombia, por su parte, aseguró que "no violó la soberanía ecuatoriana sino que actuó en legítima defensa", al responder la nota de protesta enviada por Quito, que al mismo tiempo exigió disculpas y dejó abierta la opción de ir a instancias internacionales.

Simultáneamente, Ecuador desplazó una misión ministerial a la zona y pidió a las Fuerzas Militares "estar alertas", aunque en la frontera no se percibía un movimiento inusual de tropas.

Correa se enteró del incidente el mismo sábado a través de una llamada del presidente colombiano, Álvaro Uribe. En un principio reaccionó con serenidad, pero tras recibir el informe militar desde el lugar de los hechos montó en cólera. "Los cadáveres estaban en paños menores, en pijamas, no hubo ninguna persecución caliente; fueron bombardeados y masacrados mientras dormían", agregó enfatizando en que no "va a permitir más ultrajes" de Colombia.

Según Correa, Uribe "fue engañado o una vez más le mintió al Gobierno ecuatoriano" al hablar de una "persecución en caliente" que al parecer no existió. "Vamos a ir hasta las últimas consecuencias para que se aclare este escandaloso hecho, una agresión a nuestro territorio y a nuestra patria", añadió.

Varios sectores respaldaron la posición del Gobierno ecuatoriano, pero le pidieron actuar con serenidad y firmeza.

"Apoyo esta reacción, porque corresponde a la de cualquier país que defienda su soberanía, pero también hay que preguntarse que hacían las FARC en nuestro territorio", dijo el coronel retirado Luis Hernández, asambleísta de oposición moderada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios