China se opone a que el Dalai Lama "tenga cualquier contacto con el Gobierno francés"

  • El Gobierno chino ha respondido con furia a la propuesta realizada desde Francia de dialogar con el Dalai Lama, después de que Nicolas Sarkozy dijera que no descarta boicotear la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos

El Gobierno chino ha respondido con furia a la propuesta realizada desde Francia de dialogar con el Dalai Lama, después de que el martes el presidente francés, Nicolas Sarkozy, dijera que no descarta boicotear la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos como consecuencia de la situación en Tíbet y un día antes se ofreciera para mediar en una eventual reanudación del diálogo entre Beijing y el líder espiritual tibetano.

"Los disturbios de Lhasa fueron unos incidentes violentos y separatistas planeados e incitados por la camarilla del Dalai Lama", declararon desde la portavocía del Ministerio de Asuntos Exteriores. "El Gobierno chino se opone a que el Dalai Lama tenga cualquier tipo de contacto oficial con el Gobierno francés y con cualquier país", agregó.

Según Qin Gang, portavoz del Ministerio, "cualquier país que tenga un objetivo, o simplemente un punto de vista", debería entender y apoyar "las medidas de China para mantener la estabilidad social y salvaguardar las vidas y la propiedad de la población".

Curiosamente, según denunciaron los comerciantes chinos, así como los testigos que presenciaron los disturbios de Lhasa el pasado 14 de marzo, las consecuencias no habrían sido tan graves si la Policía hubiera reaccionado y tomado alguna medida para detener a los alborotadores.

Qin también insistió en que el Dalai Lama, Nobel de la Paz en 1989, no es realmente un religioso, sino un refugiado político "implicado en actividades separatistas y en la destrucción de la unidad nacional de China bajo la cubierta de la religión y el camuflaje de la paz".

El ministro de Exteriores francés, Bernard Kouchner, afirmó el martes que no podía tolerar la represión de China en Tíbet y pidió la reunión de su presidente con el Dalai Lama, mientras que Sarkozy, declaró por su parte que no descarta que se pudiera realizar un boicot en los Juegos Olímpicos de este verano en Beijing, aunque se tratara de una protesta simbólica durante la ceremonia de apertura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios