Chávez cierra la embajada en Colombia y envía sus tropas a la frontera

  • El mandatario venezolano califica de "criminal" a su homólogo colombiano y lo acusa de "dirigir un narcogobierno" tras condenar el "cobarde asesinato" del portavoz de las FARC en suelo ecuatoriano

Comentarios 1

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ordenó ayer el "cierre" de la Embajada de Venezuela en Bogotá y la movilización de "10 batallones" militares hacia la frontera con Colombia.

Chávez reaccionó así ante las circunstancias que rodearon lo que consideró el "cobarde asesinato" del portavoz internacional de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Raúl Reyes, por fuerzas militares colombianas el sábado en territorio de Ecuador, y por el que guardó un minuto de silencio.

El gobernante, que calificó a su homólogo de Colombia, Álvaro Uribe, de "criminal" y lo acusó de dirigir un "narcogobierno", dijo que las medidas de cerrar la Embajada en Bogotá y movilizar las tropas hacia la frontera son en apoyo a su homólogo de Ecuador, Rafael Correa.

Chávez explicó que recibió ayer una llamada telefónica de Correa en la que éste le informó de que "llamó a su embajador en Bogotá y ordenó la movilización de tropas militares hacia el norte" de ese país andino.

"Señor ministro de Defensa, muévame 10 batallones hacia la frontera con Colombia de inmediato. Batallones de tanques, la Aviación militar que se despliegue", ordenó Chávez durante su programa dominical Aló Presidente.

También ordenó a su ministro de Exteriores, Nicolás Maduro, que retire "de inmediato a todo el personal de la Embajada" venezolana en Bogotá.

"Que se vengan todos los funcionarios (diplomáticos venezolanos en Colombia). ¡Estamos en alerta y apoyaremos a Ecuador en cualquier circunstancia!", declaró el gobernante de Venezuela, país que comparte con Colombia 2.219 kilómetros de frontera terrestre.

Chávez relató que, tras varias conversaciones con Correa, ambos llegaron a la conclusión de que Bogotá "mintió" en su explicación oficial al Gobierno de Ecuador sobre las circunstancias de la muerte del segundo hombre al mando en las FARC y de otros 16 guerrilleros.

"Ellos (funcionarios militares colombianos) reconocen incluso en su primera declaración haber invadido territorio ecuatoriano, lo cual es una cosa sumamente grave (...). ¡Esto puede ser el comienzo de una guerra en Suramérica!", alertó Chávez.

El mandatario reiteró que Colombia, a cuyo Gobierno acusa de obedecer supuestos dictámenes de Washington, pretende convertirse en el "Israel de América Latina", pero advirtió a Bogotá de que los gobiernos que buscan la "unión" de la región no se lo permitirán.

Chávez también anunció que su Gobierno "revolucionario" no participará en la próxima reunión de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) prevista en Colombia, y que "espera un pronunciamiento" de los países de la región con respecto a las actuaciones del Gobierno de Uribe, que tildó de "criminal". Además, argumentó que las recientes acciones del "presidente subimperialista, lacayo y mentiroso de Colombia" han sido un "duro golpe" al proceso de integración suramericana.

Chávez guardó un minuto de silencio, a petición de una de las participantes en su programa dominical, en honor a Raúl Reyes, a quien llamó "comandante revolucionario", que conoció en el Foro de Sao Paolo celebrado en San Salvador en 1995 y con el que se reunió en tres ocasiones, dos de ellas en Venezuela, según dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios