La Casa Blanca confirma la creación de un equipo de élite para interrogatorios

  • El Grupo de Interrogatorio de Detenidos de Alto Valor dependerá del FBI y no, como hasta ahora, de la CIA.

La Casa Blanca confirmó la formación de un equipo de élite de interrogadores para tratar con los sospechosos de terrorismo más buscados que se capturen y que tendrá su base en el FBI, restándole de este modo protagonismo a la CIA, cuestionada por sus técnicas de interrogatorio en los últimos años.

"El presidente (Barack Obama) creó un nuevo grupo, el Grupo de Interrogatorio de Detenidos de Alto Valor (HIG, por sus siglas en inglés), que tendrá su base en el FBI", dijo el viceportavoz de la Casa Blanca, Bill Burton, en su rueda de prensa diaria. El equipo "unirá todos los diferentes elementos de la comunidad de inteligencia para tener la mejor inteligencia posible basada en métodos científicamente probados y de acuerdo con el Manual de Campo del Ejército", agregó Burton.

El diario The Washington Post había adelantado la formación de dicho grupo, con sede en el Buró Federal de Investigaciones (FBI) y supervisión directa del Consejo de Seguridad Nacional.

Sin embargo, Burton negó que esta decisión signifique una disminución del papel que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) tiene en esta materia, precisamente en momentos en que se espera un nuevo informe del fiscal general, Eric Holder, sobre los supuestos abusos en los interrogatorios efectuados contra algunos presuntos altos terroristas.

"Obviamente, la CIA tiene un papel muy importante respecto a los interrogatorios. Ha realizado un trabajo brillante hasta ahora en lo relativo a recopilar inteligencia", señaló el vocero de la Casa Blanca, quien a la par recordó que también "la mitad del trabajo" del FBI es buscar información de este tipo.

Según Burton, la decisión presidencial de crear este nuevo grupo "lo que hace es unir todos esos elementos diferentes bajo un solo grupo para que éste pueda realizar su trabajo de la mejor manera". "La comunidad de inteligencia va a tener un subdirector en ese grupo y obviamente la CIA estará muy involucrada" en el proyecto, aseguró.

La decisión forma parte de la actual revisión y el replanteamiento de las políticas para tratar a los sospechosos de terrorismo capturados tanto en los campos de batalla, como Afganistán, como en el resto del mundo. El predecesor de Obama, el republicano George W. Bush, fue objeto de duras críticas por las prácticas de detención e interrogación que infringían la ley o que fueron abusivas.

Entre otros se mencionan casos en los que especialistas en interrogatorios de la CIA simulaban ejecuciones con una taladradora eléctrica y una pistola. Al parecer, se carecía de mecanismos de seguridad para evitar abusos a internos de las prisiones secretas de la CIA, y algunos de los agentes encargados de interrogar no tenían ni la formación requerida para ello ni fueron lo suficientemente vigilados.

Muchos de los métodos de interrogatorio empleados bajo el gobierno Bush en el marco de un programa realizado desde 2002 hasta 2006 se filtraron a la opinión pública, entre ellos el waterboarding o ahogamiento simulado, aplicado a al menos tres sospechosos de terrorismo en prisiones secretas.

El portavoz de la Casa Blanca subrayó que Obama, quien se encuentra esta semana de vacaciones y no tiene previsto hacer ninguna comparecencia pública, considera que es el fiscal general Holder quien "tiene que tomar las decisiones" sobre quién es procesado e investigado en el marco del escándalo de los interrogatorios.

El grupo de trabajo que elaboró el proyecto de la creación del HIG ha recomendado que éste coordine el despliegue de equipos móviles de "experimentados" interrogadores, analistas, expertos y lingüistas que realicen los interrogatorios de "terroristas de alto valor" si Estados Unidos tiene la oportunidad de llevarlos a cabo, explicó el Departamento de Justicia en un comunicado. El objetivo principal del HIG será "recopilar inteligencia para prevenir ataques terroristas y proteger la seguridad nacional", señaló el inorme. Asimismo, deberá desarrollar una lista de "buenas prácticas" y promoverlas entre las agencias que realizan interrogatorios, además de desarrollar un "programa de investigación científica de interrogatorios" para comparar la "efectividad" de las diferentes

Además, deberá desarrollar una lista de "buenas prácticas" y promoverlas entre las agencias que realizan interrogatorios, además de desarrollar un "programa de investigación científica de interrogatorios" para comparar la "efectividad" de las diferentes técnicas de interrogación con el objetivo de "identificar las técnicas actuales más efectivas y desarrollar nuevas técnicas legales para mejorar los interrogatorios de inteligencia", según el Departamento de Justicia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios