Berlusconi no será interrogado por el caso de las 'velinas'

  • El presidente Napolitano pide una tregua en los escándalos ante la cumbre del G8

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, no será interrogado por la Fiscalía de Bari por el caso de las jóvenes que el empresario Gianpaolo Tarantini reclutaba para asistir a sus fiestas, las conocidas como velinas, informó ayer el diario Corriere della Sera.

El fiscal de Bari Emilio Marzano señaló que su oficina "tiene por costumbre interrogar a aquellas personas que son imprescindibles para la investigación y que por el momento no se cumple esa condición" en el caso de Berlusconi. El empresario Gianpaolo Tarantini, muy cercano a Berlusconi, es investigado por corrupción, por presunta inducción a la prostitución y por tenencia de drogas.

No obstante, Marzano subrayó que por el momento no se investiga que Tarantini llevase cocaína a las fiestas en las residencias de Berlusconi.

La relación de Tarantini con Berlusconi salió a la luz a raíz de la investigación sobre los negocios del empresario y de unas interceptaciones telefónicas en las en las que se hablaba de supuestos pagos a las jóvenes invitadas.

El empresario Tarantini ha declarado en más de una ocasión que el primer ministro italiano desconocía que pagara a las jóvenes para asistir a sus fiestas, y que esos pagos eran en concepto de reembolso por los gastos de viaje y no a cambio de "prestaciones íntimas".

Por su parte, el presidente de Italia, Giorgio Napolitano, dijo a los periodistas que "sería justo que de aquí al G8, y dada la delicadeza de esta importante cita internacional, haya una tregua en la polémica" que envuelve al primer ministro Silvio Berlusconi sobre sus extrañas relaciones.

Napolitano, que cumplió el lunes 84 años, aseguró a los periodistas en Capri que comprende "las razones de la información y de la política, pero mi deseo y mis auspicios en este momento se resumen en que se alcance una tregua en la polémica".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios