Alemania, insatisfecha con el informe de EEUU sobre los presos de Guantánamo

  • El ministro alemán del Interior afirma que lo principal es que quede demostrado que ninguno de los presos constituye un peligro.

El ministro alemán del Interior, Wolfgang Schäuble, no está satisfecho con la información facilitada por Estados Unidos en la que solicita la acogida en Alemania de nueve uigures presos de la base estadounidense de Guantánamo. 

"Lo que tenemos en los documentos enviados por Washington no es en ninguno de los casos que se abordan suficiente como para autorizar una acogida", afirma Schäuble en declaraciones al dominical "Bild am Sonntag" adelantadas. 

Lo básico y principal, dice Schäuble como responsable del departamento que deberá decidir sobre una eventual acogida, es que quede demostrado que ninguno de los presos constituye un peligro. 

El ministerio de Interior ha puesto además como condición que quede suficientemente argumentado por qué los presos no pueden ser acogidos en Estados Unidos y que éstos tengan algún tipo de vínculo con Alemania. 

La propuesta estadounidense apunta a que los nueve presos pertenecientes a la minoría de los uigures -una etnia musulmana de origen turco que habita en China- sean trasladados a Baviera, donde ya viven miembros de este colectivo. 

El ministro bávaro del Interior, Joachim Herrmann, sin embargo, rechazó hoy en declaraciones al diario "Bild" acoger a un grupo, que, según informaciones de las fuerzas de seguridad alemanas, tiene entre sus miembros algunos activistas islamistas. 

Según Herrmann, siete de los nueve uigures han recibido entrenamiento en campamentos del Movimiento Islámico de Turkestán oriental (ETIP) y mantienen contactos con estructuras del islamismo militante. 

"No es el tipo de gente que queremos en Alemania", dijo el ministro. 

El experto en Islam de la Fundación Ciencia y Política Guido Steinberg dijo al semanario "Focus" que, si bien la reclusión de los nueve uigures en Guantánamo fue incorrecta, su acogida en Alemania "estaría ligada a una serie de riesgos", pues el citado ETIP coopera estrechamente con los talibán, Al Qaeda, y la Unión del Yihad Islámico. 

El asunto de la acogida de presos de Guantánamo mantiene desde hace meses dividido al gobierno de Berlín. 

Mientras el cristianodemócrata Schäuble se ha manifestado abiertamente reacio a asumir este riesgo, su colega de Exteriores, el socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier, cree que Alemania no puede haber estado reclamando durante años el cierre del campamento para luego resistirse a ayudar a que esta clausura se materialice.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios