Abbas califica como "más grave que un holocausto" la ofensiva israelí en Gaza

  • Al menos 52 palestinos mueren y más de 150 resultan heridos en la incursión realizada ayer en la Franja · El movimiento radical Hamas acusa al presidente de la ANP de amparar los ataques judíos

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, calificó de "más grave que un holocausto" la ofensiva militar israelí en la Franja de Gaza, que causó ayer al menos 52 muertos y 150 heridos.

El Ejército judío, que desde el pasado miércoles golpea sin descanso la Franja de Gaza para impedir el disparo de cohetes contra su territorio, lanzó la madrugada de ayer una incursión terrestre, apoyada por la aviación, en el norte de la Franja y cuyo centro era el campo de refugiados de Yabalia.

Entre las víctimas mortales de esta operación se contaron al menos16 civiles, entre ellos mujeres y niños, mientras que el resto son militantes de distintas organizaciones armadas palestinas, según refirió el jefe de los servicios de urgencias del Ministerio de Sanidad en Gaza, Moawiya Hasanin.

El funcionario agregó que, del centenar y medio de heridos, 15 de ellos se encuentran en situación grave y advirtió de un desastre humanitario en la franja mediterránea debido a la falta de combustible y equipamiento médico en los hospitales de Gaza.

La incursión en Yabalia eleva el número de fallecidos en Gaza a 87 mientras que los heridos se cifran en 200 desde el pasado miércoles, cuando se recrudeció la violencia en la zona.

Pese a la operación terrestre y los continuos ataques de la aviación israelí en el norte de Gaza, varias milicias, incluidas el brazo armado de Hamas y de la Yihad Islámica, asumieron la autoría del lanzamiento ayer de decenas de proyectiles y cohetes contra Israel.

Fuentes palestinas también informaron de que en la operación y los enfrentamientos que la sucedieron se registraron dos bajas mortales entre los soldados israelíes, un dato confirmado por un portavoz militar judío.

Asimismo, 12 ciudadanos israelíes resultaron heridos por los cohetes disparados desde Gaza, entre los que se cuentan dos niños en Ashkelón, heridos de metralla.

El presidente palestino condenó ayer la ofensiva militar israelí, que calificó de "más grave que un holocausto", durante una reunión celebrada en la sede gubernamental de Ramala, la Mukata, con miembros del Consejo Nacional Palestino.

Abbas respondía así a las declaraciones hechas el viernes por el viceministro de Defensa de Israel, Matan Vilnai, quien advirtió a los palestinos de que atraerían un "holocausto mayor" sobre sí mismos si continuaban los ataques desde la Franja de Gaza.

Vilnai advirtió nuevamente ayer que si no se frenaban los ataques desde Gaza se incrementaban las opciones de una acción más contundente, en vísperas de que el Gabinete del primer ministro israelí, Ehud Olmert, analice hoy la posibilidad de lanzar una operación a gran escala, como exigen varios políticos.

El dirigente de la ANP exhortó en un comunicado a las facciones armadas palestinas a cesar el disparo de cohetes contra Israel y agregó que este tipo de acciones "no ayudan a poner fin al sufrimiento de nuestro pueblo o evitar más desastres". También llamó a Israel a cesar su ofensiva y reabrir los pasos fronterizos de Gaza, cerrados durante más de ocho meses.

"Es impensable que la reacción israelí a los disparos de cohetes palestinos, que nosotros condenamos, sea tan terrible y espantosa", dijo. "Es de alto interés del pueblo palestino no dar a Israel ningún pretexto para continuar sus agresiones", apostilló, y apeló al Consejo de Seguridad de la ONU a convocar una reunión con carácter urgente para analizar la situación en la Franja.

El movimiento islámico Hamas, que gobierna Gaza, acusó al presidente Abbas de "querer regresar a la Franja montado en un tanque israelí".

En un comunicado de prensa, el grupo radical afirmó que "aquellos que piensan que pueden regresar sobre un tanque sionista, tras romper la voluntad del pueblo palestino y erradicar a Hamas, se equivocan". "Le decimos a Abbas que la rueda de la historia no girará hacia atrás y no regresará a la era de la anarquía y la corrupción", abundó el texto.

Poco antes, el portavoz del movimiento islámico, Sami Abu Zuhri, explicó lo sucedido como "parte de una conspiración de Israel, del mundo y de partes en la región para derrocar a Hamas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios