DESDE 22.565 EUROS

Al volante del nuevo Hyundai i30 Fastback 2017: Abriendo nuevos caminos

  • Los coupés suelen estar reservados a las marcas premium. Sin embargo, Hyundai se atreve a romper con esa norma no escrita e introduce una berlina de techo tendido dentro del segmento de los compactos.

Su estética de la trasera es uno de los aspectos más llamativos. Su estética de la trasera es uno de los aspectos más llamativos.

Su estética de la trasera es uno de los aspectos más llamativos.

Hyundai comienza 2018 pisando fuerte. La firma coreana acaba de presentar el i30 Fastback, un nuevo derivado del i30 de nueva generación que ya está a la venta y se caracteriza por ser un modelo único ya que prácticamente no tiene competencia.

Y decimos que es un coche original ya que cuenta con una carrocería coupé, un tipo de línea descendente de techo que se acentúa desde la segunda mitad del coche, el pilar central, y que adopta una imagen más deportiva.

Hyundai ha visto que este tipo de carrocerías, hasta la fecha sólo se ofrecían en marcas premium y ha visto un nicho de mercado que le puede ayudar a incrementar las ventas en 2018.

Cabe señalar en este sentido que los objetivos de la firma coreana para el presente año son muy ambiciosos puesto que quieren pasar de 55.000 unidades en 2017, con una cuota de mercado del 4,4% a un total de 62.000 unidades en 2018, lo que le permitiría aumentar la cuota hasta el 4,7% y logrando un crecimiento del 12% -un incremento mucho mayor del que se espera para el mercado que se sitúa entre el 6 y el 10%-.

Y todo ello con otro objetivo a más largo plazo todavía más ambicioso que es el de situarse en 2021 en la primera marca asiática de automoción en Europa. Una tendencia que se apoya en pilares como los SUV Tucson y el nuevo Kona o este i30, del que ya han vendido un millón de unidades en Europa desde 2008, y que ahora se oferta en carrocería cinco puertas, familiar o CW y este nuevo Fastback, además de la versión deportiva N.

Un diseño llamativo

Una vez junto al nuevo i30 Fastback, lo primero que llama la atención es que su diseño. Independientemente desde dónde se mire, este nuevo modelo -frontal, lateral, zaga- el i30 Fastback es un coche atractivo.

A nosotros nos ha gustado especialmente la trasera, con una línea de techo coupé que da un aspecto más dinámico sin que por ello merme en funcionalidad al adaptar la carrocería de cinco puertas.

También sobresale su tamaño. Entre otras cosas porque el i30 Fastback es un coche contenido. Es decir, aunque es algo más grande que el i30, sigue siendo un compacto, un coche del segmento C que no sobrepasa los 4,5 metros.

En concreto, este nuevo coupé de cinco puertas mide 4,45 metros de largo, es decir es 11 centímetros mayor que el i30 del que deriva. Eso sí, estos 11 centímetros se han sumado al voladizo trasero. Por tanto, la distancia entre ejes o batalla se mantiene intacta.

Junto a ese alargamiento de la zaga, este i30 Fastback es también 3 centímetros más bajo. Esta rebaja de la altura se ha logrado disminuyendo el techo en 2,5 centímetros y rebajando la suspensión en 0,5 centímetros. Con estas acciones, así como con otras medidas como unas suspensión un 15% más rígida, la firma coreana ha logrado un comportamiento muy dinámico del modelo.

Deportivo

Al volante el i30 Fastback es un coche que deja muy buen sabor de boca. En línea recta por autopista ofrece un buen confort de marcha, con un habitáculo razonablemente bien aislado, unos asientos ergonómicos y una suspensión cómoda que nos permitirá recorrer centenares de kilómetros sin cansarnos.

Sin embargo, una vez que abandonamos la autopista y entramos por carreteras viradas es donde este i30 Fastback da lo mejor de sí. De hecho, podemos afirmar que está en un punto medio entre el i30 de cinco puertas, que ya de por sí va muy bien, y el i30 N que es un auténtico compacto deportivo.

La dirección ofrece buenas sensaciones y un correcto guiado, la suspensión evita balanceos y, a la vez, no es incómoda y la caja de cambios nos anima a subir y bajar marchas con alegría por la rapidez de la misma y su buen funcionamiento.

Todo ello, animado por un motor tricilíndrico –hemos probado el 1.0 T-GDi de 120 CV- que ofrece un buen resultado, con un empuje progresivo y unas buenas prestaciones. Además, para todos aquellos que busquen más prestaciones tienen el 1.4 de cuatro cilindros con 140 CV y cambio automático de doble embrague. Además, con el paso de los meses la gama se ampliará con un cambio manual para la versión más potente y también con mecánicas diésel.

¿Y qué tal de habitabilidad trasera?

Es quizás el aspecto menos positivo del vehículo. Sin embargo, tampoco es para criticarle de forma acusada puesto que no podemos olvidar que estamos ante un coche con unas dimensiones contenidas.

Y decimos que es el aspecto menos positivo puesto que la altura libre trasera entre la banqueta y el techo es de 87 centímetros, una cifra que hará que aquellos pasajeros traseros con más de 1,82 metros de altura puedan rozar con sus cabezas en el techo. A ello, además, que entrar y salir es algo más difícil puesto que está más bajo y las puertas son algo más pequeñas. Y también son mejorables el espacio que queda para los pies y la visibilidad trasera puesto que la luneta es pequeña.

A cambio el maletero que ofrece este modelo es sobresaliente. Con sus 450 litros y un gran portón el i30 Fastback ofrece un acceso al espacio de carga mucho más fácil que muchas berlinas de segmento superior.

Sobresaliente en seguridad

Tal y como ocurre con el i30 de cinco puertas y el familiar, el nuevo Fastback se caracteriza por su gran equipamiento en seguridad. De esta manera, este modelo coreano puede incluir elementos tan importantes como la frenada autónoma de emergencia, el asistente de cambio de carril, el detector de fatiga del conductor, los sensores de luces largas, detector de peatones, detector de vehículos en el ángulo muerto y alerta del tráfico trasero.

Y a ello se suma un buen equipo desde el primer nivel Klass. A su vez, el i30 Fastback también incorpora llantas de aleación de 16 pulgadas, climatizador automático bizona, pantalla de cinco pulgadas y cámara trasera de aparcamiento.

El siguiente nivel de equipamiento -Tecno- suma la pantalla de ocho pulgadas, el navegador, Android Auto, Car Play y Tom Tom Services, llantas de aleación de 17 pulgadas, sensores de aparcamiento trasero, carga inalámbrica del móvil y faros full led.

Y por último, el acabado Style que añade llantas de 18 pulgadas, Pantalla a color TFT de 4,2 pulgadas, luces led traseras, sensor de lluvia, Freno de mano eléctrico, Cristales tintados, Asiento del conductor eléctrico, llave inteligente con botón de arranque y techo solar panorámico, entre otros.

Y por último, los precios. El nuevo i30 Fastback está a la venta desde 22.565 euros, precio que se corresponde con la versión 1.0 120 CV con el acabado Klass. A este precio, se puede restar hasta un máximo de 6.400 euros de descuento correspondientes a la campaña de lanzamiento, entrega de un modelo antiguo y financiación de la marca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios