PRUEBA

Nissan Qashqai 1.2 115 CV X-tronic: Destaca por su relación calidad-precio

  • Analizamos el SUV más vendido en España con el 1.2 de gasolina y el cambio automático X-Tronic. Sin duda una buena combinación, aunque nosotros nos quedamos con el diésel.

Nissan Qashqai 1.2 115 CV X-tronic: Destaca por su relación calidad-precio Nissan Qashqai 1.2 115 CV X-tronic: Destaca por su relación calidad-precio

Nissan Qashqai 1.2 115 CV X-tronic: Destaca por su relación calidad-precio

Comentarios 1

El Qashqai es, probablemente, el modelo de mayor éxito en la industria de la automoción de los últimos 10 años. Desde que fuera introducido en 2007 y hasta el pasado año 2017, la firma japonesa ha comercializado en todo el mundo un total de 2,3 millones de unidades.

De esta cifra, además, en torno al 10%, cerca de 217.000 unidades, se han vendido en España. Porcentaje que demuestra que nuestro país es uno de los mercados donde este modelo tiene mayor demanda.

Este éxito ha empujado todavía más al modelo en 2018 puesto que se ha colocado entre los cinco coches más vendidos en España en lo que llevamos de año –enero y febrero-. Por tanto, ya no hablamos de que es el SUV más vendido, que lo es. Lo que decimos es que ya está en el ‘Top 5’ del total de ventas en España superando a veteranos de éxito como el Opel Corsa o el Renault Clio.

¿Y por qué tiene tanto éxito?

A la hora de buscar las razones de su éxito nosotros pensamos que son varias. No obstante, tenemos claro cuál es una de las más importantes. Y esta no es otra que la visión de Nissan por encontrar un nicho de mercado, un tipo de coche diferente e innovador.

La llegada del Qashqai supuso la creación de una nueva categoría de modelos, los todocamino. Se trataba de vehículos con una estética de 4x4 o todoterrenos, pero con mayor orientación hacia el asfalto y un espacio similar al de un monovolumen.

Rápidamente, este tipo de vehículos ha tenido una gran aceptación principalmente entre las familias, puesto que han encontrado en ellos un coche cómodo y versátil en el día a día y un compañero de viaje en las rutas y aventuras de fin de semana.

El Qashqai es un modelo que ofrece un gran confort de marcha. El Qashqai es un modelo que ofrece un gran confort de marcha.

El Qashqai es un modelo que ofrece un gran confort de marcha.

Aun así, el hecho de llegar primero no es el único argumento que explica su éxito. Tiene otras muchas virtudes como son su buena relación entre calidad  y precio, el amplio equipamiento, su tamaño contenido que le permite desenvolverse bien en ciudad, un habitáculo correcto para cuatro adultos, un maletero con formas regulares, una correcta capacidad de carga, una amplia gama de motores…

Y a ello hay que sumarle que, desde el pasado verano, ha recibido algunas modificaciones estéticas y de equipamiento que le convierten en un modelo todavía más atractivo. En definitiva, el Qashqai está cargado de razones que justifican que sea el ‘jefe’ de la categoría.

Probamos el 1.2 de 115 CV

Bueno ya tenemos claro que el Qashqai es un modelo muy polivalente y recomendable. Toca, ahora, por tanto analizar su gama de motores. Y aquí es dónde quizás pueden surgir más dudas.

Si hace unos años habríamos tenido muy claro que este coche iría asociado a un motor diésel sin duda alguna, ahora nos surgen las dudas. Y no porque la gama diésel no nos convenza. Nada de eso. Más bien todo lo contrario, ya que el 1.5 dCi de 110 y 130 CV es un excelente motor.

Presenta buen espacio y calidad a un precio contenido. Presenta buen espacio y calidad a un precio contenido.

Presenta buen espacio y calidad a un precio contenido.

Sin embargo, la tendencia del mercado es imparable, y en este segmento –el de los todocaminos de tamaño medio- ya se venden más versiones de gasolina que de diésel. En concreto, el 51% de todos los SUV de tamaño medio vendidos en 2018 tenían un motor de gasolina o híbrido, frente a los diésel que fueron el 48% restante (los eléctricos puros sólo tienen el 0,1% en este segmento).

Por tanto, viendo la tendencia de este segmento, es lógico que a la hora de optar por gasolina o diésel en la compra, sean muchos ya los que elijan gasolina. De ahí que esta prueba de la variante 1.2 de 115 CV, un motor razonable frente a la otra opción de gasolina: el 1.6 de 163 CV.

Este motor, además, ya está presente muchos modelos de la marca como el Pulsar o el Juke e incluso en otros modelos del grupo como el Dacia Lodgy.

Cuatro cilindros

Este propulsor de gasolina se caracteriza por tener cuatro cilindros –lo cual se agradece- y cilindrada muy baja -1,2 litros- con una potencia también contenida -115 CV-. Esto hará que no sea un motor que dote al Qashqai de unas grandes prestaciones –obtiene una velocidad punta de 173 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 12,9 segundos-.

A cambio, sin embargo, es un motor que es bastante fino. Es una mecánica que no transmite vibraciones y es bastante silenciosa. Incluso arrancando en frío, apenas es rumorosa. Además, circulando a velocidades razonables el motor tampoco se oye demasiado.

Al interior, eso sí, se le nota el paso del tiempo por el elevado número de botones. Al interior, eso sí, se le nota el paso del tiempo por el elevado número de botones.

Al interior, eso sí, se le nota el paso del tiempo por el elevado número de botones.

Asociado a este motor, Nissan opta por un cambio automático de tipo CVT o variador continuo que tiene un funcionamiento correcto. Sí es cierto que muchos pensarán que al ser un CVT el motor se revolucionará demasiado ante una profunda aceleración. Y en parte es verdad. Cuando se pisa fuerte el acelerador el motor se revoluciona mucho y el coche no acelera en consonancia al giro de revoluciones. Pero sí podemos señalar que está un escalón por encima de otros CVT introducidos en marcas japonesas de la competencia. Por ello, podemos señalar que es un CVT bien resuelto y que salvo en momentos puntuales donde queramos acelerar fuertemente para realizar un adelantamiento –el motor se estira hasta las 5.000 revoluciones- comprobaremos que es una caja de cambios bastante razonable.

Consumos elevados

Es quizás el apartado menos positivo de este modelo. A ritmo constante –en carreteras de circunvalación o autopistas- este Qashqai presenta unos consumos ajustados. A un ritmo tranquilo, sin grandes acelerones y disfrutando de la conducción se pueden logar un gasto medio de 6,5 litros.

Sin embargo, si se abusa del cambio CVT los consumos suben mucho. En ciudad, por ejemplo, conducción en la que continuamente se pisa el acelerador y el freno y donde el cambio está trabajando de forma continua es donde más se aprecia que el cambio ‘resbala’, lo que se acompaña de unos consumos más elevados. De hecho, en estas circunstancias el gasto se eleva demasiado: hasta los 9 litros.

Por todo ello podemos decir que el consumo medio aproximado de este modelo ronda los 7,5 litros.

¿Gasolina o diésel?

A igualdad de equipamiento la diferencia que hay entre la versión probada con el 1.2 de 115 CV y un motor equivalente diésel –por ejemplo el 1.5 dCi de 110 CV- es de 1.600 euros. La comparación es –ambos con el cambio manual-.

Por tanto, teniendo en cuenta el precio del combustible, que a día de hoy (1,17 el diésel y 1,27 la gasolina), entonces comprobamos que amortizaríamos la diferencia del diésel a partir de 60.000 kilómetros, es decir unos 4 años realizando 15.000 kilómetros. ¿Y esto qué quiere decir? Pues que todos aquellos que piensen recorrer más de 15.000 kilómetros al año desde aquí pensamos que es mejor alternativa el 1.5 dCi de 110 CV, motor, eso sí, que no incluye el cambio automático.

A partir de los 15.000 km al año, más interesante que el 1.2 de 115 CV es el 1.5 dCi de 110 CV. A partir de los 15.000 km al año, más interesante que el 1.2 de 115 CV es el 1.5 dCi de 110 CV.

A partir de los 15.000 km al año, más interesante que el 1.2 de 115 CV es el 1.5 dCi de 110 CV.

En cuanto a las dudas de si pueden prohibir ese motor diésel en las ciudades, desde aquí pensamos que no hay que tener tanto miedo. Este motor es Euro6, por lo que cuando prohíban en las ciudades ese motor será –si lo hacen algún día- dentro de muchos, muchos años y el coche ya habrá pasado a mejor vida.

Equipamiento

Por último señalar que la versión probada contaba con el acabado más alto (Tekna+) lo que supone un elevado precio -31.950 euros- pero también un amplio equipamiento. Por ejemplo, son de serie las llantas de 19 pulgadas, cristales traseros oscurecidos, techo solar panorámico, climatizador, tapicería de piel, asientos calefactados delanteros, pantalla táctil de 7 pulgadas, cámara de visión 360 grados, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, USB, bluetooth, freno de mano eléctrico, avisador de salida de carril, reconocimiento de señales, sistema anticolisión frontal con reconocimiento de peatones, control de ángulo muerto, detector de fatiga, encendido automático de faros, retrovisor interior con antideslumbramiento, control de crucero, indicador de presión de los neumáticos…

Conclusión

Este Qashqai es un coche recomendable para todo aquel que busque un modelo amplio para cuatro adultos, con formas de SUV y que de prioridad, por encima de todo, a que el coche tenga un precio ajustado, una calidad razonable y un buen equipamiento. Sin duda, en estos apartados –sobre todo en el del precio- el Qashqai es imbatible.

Eso sí, desde aquí recomendamos –siempre y cuando no se busque el cambio automático- la versión diésel 1.5 dCi de 110, ya que ofrecerá una mayor sensación de potencia, mejores recuperaciones, un consumo más razonable y en cuestión de unos pocos años estará amortizada la diferencia con el gasolina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios