Seiler, el poder de comunicar

Iagoba Fanlo y Midori Seiler. Femás 2012. Día Bach. Solistas: Iagoba Fanlo (violonchelo) y Midori Seiler (violín barroco). Programa: Suites para violonchelo solo nos. 1, 4 y 6, y partitas para violín solo nos. 2 y 3, de J.S.Bach. Lugar: Espacio Santa Clara. Fecha: Domingo 11 de marzo. Aforo: Lleno.

La música barroca nos transmite emoción gracias a la capacidad de los intérpretes de decirla; al igual que los cantantes, también los instrumentistas han de pronunciar cada nota como si tuviera un texto, como si su misión fuese hacerlo comprensible y reforzar el sentido de sus palabras, aunque sean imaginadas: ni más ni menos que lo que hacen las buenas folclóricas.

Eso, tan fácil de pedir como difícil -casi milagroso- de realizar, fue lo logrado ayer por Midori Seiler con la segunda partita para violín solo de Bach, incluida la famosa -casi mítica- Ciaccona. Con un sonido arriesgado, descarnado pero a la vez resonante, expresivo por encima de bello y que transparentaba cada mínimo movimiento del arco, la Seiler mostró un impresionante abanico de recursos en cada aspecto de la expresión: del forte bien atacado a toda una gama de pianísimos hermosamente proyectados, del staccato mordido de la Corrente al más dulce legato -también en dobles cuerdas-. Pero, y he aquí la clave de esta música, todo ello estaba al servicio de un fraseo detalladísimo, en el que cada motivo era desvelado, cada nota cuidada, dicha.

La portentosa actuación de la violinista hizo palidecer un tanto las notables prestaciones del chelista Iagoba Fanlo. Nos ofreció unas suites bachianas de estilo barroco impecable, pese a usar un instrumento moderno -del que extrajo un sonido redondo y poderoso-. Buen analista y de sobrada técnica, que le permitió superar con aceptable afinación la imposible sexta suite (escrita para otro instrumento), el vasco exhibió también variados recursos de arco, pero sin alcanzar la finura en el detalle de la Seiler. La salzburguesa cerró con una maravillosa Double de la Sarabande de la primera partita un intenso Día Bach en el Femás, admirablemente comenzado diez horas antes por el laudista sevillano Miguel Rincón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios