La voz de La Victoria

  • Mecánico

Le apasiona el fútbol, la jardinería, la pintura y la historia de Huelva. Se siente "choquero hasta las trancas" y después de haber tenido tres hijos y haber plantado más de un árbol ya sólo le queda escribir un libro. Y lo hará, recopilando todas las vivencias y anécdotas que sus 29 años (de momento) como costalero de la Victoria le han aportado.

Aunque su medio de vida es el taller mecánico que regenta en Bellavista, la vida de Joaquín es la Hermandad de la Victoria, donde le conocen como 'El Papaíto', porque cuando comenzó a formar parte de la primera cuadrilla de costaleros de la 'Reina del Polvorín' su mujer traía en camino al primero de sus tres hijos. Desde el primer momento, ha sido la voz de La Virgen, la única palabra que se escucha bajo el costal, el reclamo claro que consigue que el resto de la cuadrilla dé lo mejor de sí, "con sentimiento, pero sin locuras; con técnica y de forma reposada". Se emociona cuando piensa que el pasado Miércoles Santo la Virgen se quedó sin su salida procesional, pero dice, con la fe que lo caracteriza, que ha sido "para dar un toque de atención a todos los creyentes y que, en la medida de lo posible, cambiemos la sociedad". Aunque no duda al asegurar que "el año que viene saldremos, seguro". De forma intensa recuerda la salida de hace tres años, cuando la lluvia llevó a que La Victoria se resguardarse en La capilla de La Esperanza. Allí, la levantá se dedicó a La Amargura ("porque todos sufrimos") La Esperanza ("porque nunca ha de perderse") y La Victoria ("porque la gente de bien ha de ganar").

Después de 29 años bajo el paso, la voz de 'El Papaíto' se ha convertido en algo peculiar, a pesar de que cada Miércoles Santo, al llegar a su calle, Puebla de Guzmán, de regreso al Sagrado Corazón, la ronquera está a punto de aparecer, pero es precisamente cuando "todo se hace más grande" y esas palabras de ánimo y alivio para la cuadrilla arrancan las lágrimas de más de uno y les hacen sentir que suben "con Ella" hasta el cielo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios