La venta ambulante da empleo a 5.000 personas en la provincia

  • En cada puesto de los mercadillos que se instalan en Huelva hay una media de dos trabajadores · La mayor parte de los vendedores tiene menos de 40 años y no cuenta con estudios oficiales

Comentarios 0

Entre 26 y 40 años con menos de diez años de antigüedad en la profesión, descendiente de vendedores ambulantes o agricultores, sin estudios oficiales y residentes fuera de la provincia o en la capital. Es el perfil del comerciante de los mercadillos de la provincia, que dan empleo a una media de 2 personas por cada puesto, lo que se traduce en 5.000 puestos de trabajo.

El empleo generado por la modalidad de comercio en mercadillo es un dato de difícil obtención. Porque en la mayoría de los casos se trata de empresas de carácter familiar, en las que además de las personas oficialmente activas pueden trabajar otros familiares (ascendientes o descendientes), que no están en edad laboral aunque sólo sea como ayudantes, desarrollando tareas como carga y descarga, colocación de mercancía o simplemente vigilancia en el negocio. De ahí, que la Junta de Andalucía haya realizado un censo a través de la inspección directa 'in situ' en cada mercadillo, que concluye que la venta ambulante (legal) en Huelva da empleo a 4.908 personas, la cifra más baja de toda Andalucía, donde el empleo generado por esta actividad comercial alcanza las 86.037 personas. Las localidades donde los tradicionales mercadillos generan más puestos de trabajo son la capital (518), Moguer (477) y Bollullos (259).

El perfil de este tipo de comerciantes es claro en la provincia. Son mayoría los que cuentan con una edad que oscila entre los 26 y los 40 años (el 42,3 por ciento), seguido muy de cerca de los que tienen entre 41 y 60 años (38,5 por ciento), los menores de 25 años (7,7 por ciento) y los mayores de 60 años (11,5 por ciento), lo que deja la edad media de los vendedores de la provincia en los 42,3 años, uno menos que la media andaluza, que se sitúa en los 44,3 años. De forma excepcional, Huelva se presenta como la provincia andaluza donde más tarde comienzan a trabajar los vendedores ambulantes, ya que el 60 por ciento de ellos cuenta con una antigüedad en la profesión de menos de diez años, cuando en el resto de Andalucía la mayor parte de los comerciantes ambulantes (pero nunca representando el 60 por ciento como ocurre en Huelva) cuenta con una experiencia de once a veinte años. Así, la media de antigüedad en Huelva se sitúa en los 13,6 años, mientras que la media andaluza está en los 18,2 años.

Una experiencia que han ido adoptando después de haber desarrollado anteriormente otra profesión (sólo en el 6,7 por ciento de los casos los vendedores ambulantes declaran no haber trabajado antes). En la mayoría de los casos (53,3 por ciento) su experiencia anterior ha estado ligada a un trabajo por cuenta ajena, si bien también son representativos los vendedores ambulantes que antes de trabajar en el rastro lo han hecho en su propio comercio. En esta circunstancia se encuentra el 13,3 por ciento de los vendedores de Huelva. El mismo porcentaje de trabajadores, que previamente han trabajado en una empresa familiar. El resto, a iguales proporciones (6,7 por ciento) se ha dedicado antes a trabajar como agente comercial o dentro de una empresa ajena a la actividad comercial.

Como ocurre con otras ramas del comercio, la del ambulante se 'hereda' de padres a hijos. Así, en Huelva como en el resto de provincias andaluzas son mayoría los vendedores con padres que también se han dedicado a esta modalidad de venta. Aunque en el caso de nuestra provincia existe una particularidad: esta cifra se equipara a la de aquéllos cuya profesión del padre ha sido la de agricultor o ganadero (30,8 por ciento). También son representativos los padres de los comerciantes (en el 11,6 por ciento de los casos) que se han dedicado al comercio tradicional.

Huelva sale del perfil autonómico también si se analiza el nivel de estudios de los comerciantes. En el 68 por ciento de los casos no disponen de estudios oficiales, cuando en esta situación únicamente se encuentra el 25,1 por ciento de los vendedores ambulantes de toda Andalucía. Le siguen aquéllos que han cursado la Educación General Básica (32 por ciento), mientras que no hay representación de comerciantes con estudios de Grado Medio ni Superiores (circunstancia que no se repite en ninguna otra provincia andaluza). Como en el resto de Andalucía, prácticamente la totalidad (95,5 por ciento) carece de estudios comerciales.

La mayor parte de los comerciantes ambulantes de la provincia no instala únicamente el puesto en una localidad, sino que la periodicidad (semanal) de los tradicionales rastros posibilita que lo hagan cinco o seis días por semana, de ahí que no exista ni un solo vendedor en la provincia que ejerza otra profesión al mismo tiempo; algo que sí ocurre en el resto de Andalucía, donde el 6,7 por ciento son trabajadores autónomos ; el 1,6 por ciento, agente comercial; o el 1,5 por ciento, representante.

En cuanto a la procedencia de los vendedores y atendiendo a las solicitudes para establecerse en el rastro de los viernes, se pone de manifiesto que el 45,21 por ciento reside fuera de Huelva y su provincia ; el 36,8 por ciento tiene su residencia habitual ubicada en la capital, mientras que el 17,9 por ciento restante corresponde a aquéllos que residen en otras localidades de la provincia.

más noticias de HUELVA Ir a la sección Huelva »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios