El valor de una restauración

Comentarios 0

Han pasado más de cuatro años desde que el Colegio Oficial de Aparejadores de Huelva inició las gestiones para adquirir el edificio número 19 de la calle Vázquez López, construido por el arquitecto Francisco Monís y Morales hacia 1903, un edificio emblemático de la arquitectura civil onubense que se ha recuperado para el patrimonio de Huelva. Para ello ha sido necesario un minucioso proceso de restauración en el que se han respetado los espacios y elementos originales, conservándose con ello el lenguaje arquitectónico de las residencias urbanas de la nueva burguesía onubense emergente gracias a los beneficios de la actividad minera y portuaria de finales del siglo XIX.

Un intachable trabajo de restauración que los ciudadanos tuvieron ayer la posibilidad de admirar gracias a la jornada de puertas abiertas que se celebró con motivo de los actos organizados en torno a la inauguración oficial del edificio. Los materiales nobles de la carpintería de la edificación, la belleza de sus azulejos, sus vidrieras, las artísticas molduras de paredes y techos, su clásica fuente, su chimenea y la rejería de Thomas Morrison fueron apreciados por las cerca de cuatrocientas personas que visitaron ayer las instalaciones. Allí estaban miembros de la junta directiva del colegio y arquitectos que satisficieron la curiosidad de los visitantes.

No faltó en los temas de conversación de los visitantes la alusión a la cantidad de edificios de interés que ha perdido la ciudad por falta de conservación, las construcciones que se han demolido y las edificaciones que han sido objeto de seudorestauraciones.

La nueva sede de los Aparejadores es un ejemplo de la compatibilidad de la conservación de un edificio emblemático con la ampliación y transformación de las instalaciones, de hecho, en un lateral, se ha levantado un nuevo edificio en el interior del primitivo, de manera que se conjuga la arquitectura del siglo XX con la del siglo XXI, una mezcla que destaca por su armonía.

Manuel Ángel Vázquez, uno de los arquitectos que se ha encargado de la recuperación del edificio, comentó que "este tipo de actuación se va a tener que dar mucho más". Indicó que la salvación de este tipo de edificaciones es "la transformación de usos", a lo que añadió que "la conservación debe ir hermanada con la ampliación y la transformación". La recuperación del edificio de Francisco Monís ha supuesto una inversión de 4,5 millones de euros.

La arquitectura y la música volvieron a estar unidas en esta jornada. La velada culminó con la gala lírica 'Pavarotti in memoriam', un recuerdo para un gran tenor.

más noticias de HUELVA Ir a la sección Huelva »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios