Los traslados policiales de menores suben un 78% tras la apertura del reformatorio

  • Por contra, las conducciones de larga distancia que realiza la Policía Autonómica se minimizan

  • Los agentes ponen a tres personas a disposición judicial por incendios forestales en 2017

Un vehículo de la Policía Autonómica ante una casa rural sancionada en la Sierra de Huelva. Un vehículo de la Policía Autonómica ante una casa rural sancionada en la Sierra de Huelva.

Un vehículo de la Policía Autonómica ante una casa rural sancionada en la Sierra de Huelva. / javier moya

La actividad de la Unidad de la Policía Nacional adscrita a la comunidad autónoma andaluza -más conocida como Policía Autonómica- en 2017 en nuestra provincia ha sido intensa, especialmente en las áreas más sensibles, las de menores y medio ambiente, una tarea que dirige y coordina el jefe del cuerpo en Huelva, Juan León.

Uno de los datos más llamativos del balance que la Junta de Andalucía ha facilitado a Huelva Información está en las conducciones de menores infractores a los centros de reforma. La estadística ha experimentado un notable cambio desde que en 2016 abriera sus puertas el reformatorio Odiel de Peguerillas: los agentes realizaron 66 traslados de adolescentes en 2017, un 78,4% más que en 2015, cuando fueron sólo 37. Hasta la apertura de este centro, Huelva carecía de un penal para adolescentes, "por lo que realizábamos muchos menos traslados, pero sí de más larga distancia, llevándolos incluso a centros de Almería", detalla León. Ahora, sin embargo, los desplazamientos son "más cortos pero más frecuentes, porque tenemos que llevarlos al juzgado, al hospital o a la reconstrucción de los hechos" de los que se les acusa.

En El Calabacino la operación sigue abierta; estamos analizando casa por casa"43Denunciados. Es la cifra de personas multadas por acampar en zonas en las que está prohibido

En cuestión de traslados de menores, la Policía Autonómica también llevó a cabo el año pasado los de 15 de críos que necesitaban protección. En este sentido, además, sus efectivos especializados elaboraron 73 informes que atienden a "niños en situación de maltrato o desprotección". Advierte el responsable del cuerpo en Huelva que el aviso "suele llegarnos a través de alguna llamada anónima porque se escucha mucho llorar a un menor en el vecindario y se teme que sea víctima de malos tratos, desde el colegio cuando el niño tiene muy descuidada su higiene o desde la propia comisaría, porque hayan detenido a su padre o su madre y el niño se quede solo". También tienen que ver con situaciones de mendicidad o de explotación laboral infantil.

El capítulo de menores se cierra con las 52 intervenciones realizadas como consecuencia del Plan de Prevención de Absentismo Escolar. Los agentes autonómicos actúan aquí "en los casos más graves", una vez que la comisión provincial o las comisiones zonales dan la orden "porque los trabajadores sociales no han podido solucionar la situación".

Los efectivos del grupo especializado en Medio Ambiente de la Unidad Adscrita recorrieron el pasado año 27.562 kilómetros en la provincia en tareas dirigidas a la protección del entorno. En esa labor identificaron a 229 personas y controlaron 105 vehículos. En materia de incendios forestales esclarecieron tres, que acabaron con su respectivo trío de responsables puesto a disposición de la autoridad judicial. Además, los agentes culminaron 48 inspecciones "orientadas a ver si hay cortafuegos, sobre la quema de rastrojos y restos de poda o las condiciones de la maquinaria agrícola", de las que se levantaron 14 actas de denuncia por infracciones de la normativa de prevención de fuegos.

Otras diez denuncias ejecutadas el año pasado -con diez personas implicadas- tuvieron que ver con vertidos ilegales de productos tóxicos o peligrosos y de residuos urbanos al entorno natural, "ninguno de ellos al agua", precisó León a este diario. Sí se revisan con lupa los establecimientos productores de residuos tóxicos o peligrosos, "caso de los talleres mecánicos y los aceites o los líquidos de las baterías".

Uno de los ejes principales de la intervención de la Policía Autonómica en el plano medioambiental está en la ordenación del territorio. Once personas fueron puestas a disposición judicial el año pasado por delitos urbanísticos, mientras que se realizaron ocho denuncias en las que se vieron involucradas otras doce personas, que se enfrentan a multas administrativas.

"Estas denuncias están relacionadas mayoritariamente con construcciones ilegales en lugares de especial protección", indica León, que apunta a la comarca de la Sierra como el área más vulnerable. Aquí trabajan por la vía penal mano a mano con la Fiscalía de Huelva. El caso estrella en estos momentos es el de la aldea de El Calabacino, "donde la operación sigue abierta y nos llevará tiempo, porque estamos analizando casa a casa, con fotografías aéreas con las que podemos detectar la fecha de la construcción y verificar si hay delito o ya ha prescrito".

El trabajo de la Unidad Adscrita dejó también un total de 43 personas delatadas por acampadas ilegales, un total de 22 actas de denuncia que "dan idea de que suele denunciarse a grupos grandes de gente". No siempre se refieren estas delaciones al típico asentamiento con tienda de campaña, "sino también a gente que en el tránsito hacia El Rocío sestean fuera del lugar marcado por su hermandad, por ejemplo", con el consiguiente riesgo de incendio.

En lo que a la protección de especies y recursos atañe, el balance deja un saldo de tres denuncias y tres personas llevadas ante el juez. "Aquí los principales asuntos tienen relación con la recolección de la piña", señala el inspector.

Finalmente, en materia de juegos de azar la Policía emprendió 367 inspecciones a locales -de los que se denunció a 32- y a 456 máquinas recreativas, cuatro de ellas denunciadas y una decomisada por ser ilegal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios