Los trabajos de restauración comienzan en la Cuesta Maneli

  • Son actuaciones de emergencia para garantizar la seguridad de las personas y la conservación del entorno

  • El plan de ejecución es de tres meses e incluye el camping Doñana y el carril bici

La Cuesta Maneli es lo primero. La Junta de Andalucía inició ayer la restauración de la zona afectada por el incendio de Las Peñuelas, término municipal de Moguer, que afectó a unas 8.500 hectáreas, con actuaciones de emergencia orientadas a garantizar la seguridad de las personas y la conservación del entorno natural. El camping Doñana y el carril bici entre Matalascañas y Mazagón son las otras actuaciones prioritarias.

Las obras tienen un plazo de ejecución de tres meses, un presupuesto de licitación de 370.000 euros y un ámbito que engloba montes públicos ubicados en los municipios de Moguer, Almonte y Lucena del Puerto y dentro del Espacio Natural de Doñana. También se incluye el monte Ordenados de Moguer, propiedad del Ayuntamiento y gestionado con un convenio de colaboración con la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

La Cuesta Maneli que da acceso a la playa no estará abierta este verano

El presupuesto se va a destinar a los trabajos para quitar los residuos y elementos quemados que en algunos casos no permiten el acceso a determinadas zonas, como es el caso de la Cuesta Maneli, donde hay pinos quemados o restos del incendio que ponen en peligro el tránsito de las personas. Las obras consisten básicamente en la retirada de árboles en mal estado y de material que se incendió y que pueden suponer un peligro para la ciudadanía.

Los primeros trabajos se han desarrollado en la Cuesta Maneli y han consistido en la retirada de tornillos, restos de la pasarela y la escalera que daba acceso a la playa hasta el pasado 24 de junio, cuando se declaró el incendio. Este acceso a la playa permanecerá cerrado este verano.

El Infoca dio por extinguido el fuego el 4 de julio, pero con anterioridad a esa fecha se constituyó un grupo de trabajo para la reparación. Precisamente, estas actuaciones suponen el primer paso del proceso efectivo de recuperación del paisaje y de las infraestructuras que existían previamente.

Las obras de emergencia en la Cuesta Maneli se fundamentan en que el incendio eliminó por completo la pasarela de madera y generó restos y elementos de fijación muy punzantes a lo largo de 1.320 metros. Los árboles de distinto porte que flanquean el carril cicloturista de Mazagón corren el riesgo de desplomarse por la acción del viento, por lo que Medio Ambiente y Ordenación del Territorio procederá al corte, transporte y eliminación en forma de astillado de todas las plantas quemadas que pueden caer sobre los transeúntes.

En las talanqueras del carril bici han quedado restos de madera con elementos de fijación al descubierto. El informe técnico prevé la retirada y la gestión como residuo del equipamiento deteriorado.

Otro de los puntos de acción del plan de obras de emergencia es la zona del camping Doñana, donde los operarios cortarán, transportarán y eliminarán a base de astillado los restos de árboles de gran porte carbonizados.

Asimismo, las vallas de protección de las pistas forestales del entorno han sido afectadas por el fuego casi en su totalidad, por lo que forman parte de esta actuación prioritaria. Además de los restos de madera se han detectado piezas metálicas que serán repuestas con nuevos elementos de protección.

Los trabajos se basan en una resolución de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio del 13 de julio por la que se declararon de emergencia dichas obras, según explicó el delegado del Gobierno en Huelva, Francisco José Romero, que asistió al inicio de la actuación junto a la delegada territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Rocío Jiménez. Los delegados estuvieron acompañados por los alcaldes de los municipios afectados por el fuego y donde se prevén estas primeras actuaciones, Rocío Espinosa, regidora de Almonte, Gustavo Cuéllar, de Moguer; y David Vivas, de Lucena del Puerto.

Romero aseguró que esta primera intervención por parte de la Junta "está ligada también el uso frecuente de un equipamiento puesto al servicio de las visitas al Espacio Natural de Doñana, a las playas y a los alojamientos del entorno, de las actividades tradicionales como El Rocío y a las iniciativas científicas y de gestión".

El delegado matizó que la Junta de Andalucía se ha puesto en marcha con celeridad dando prioridad a la eliminación de riesgos, a sabiendas que hay un largo trabajo por delante dada la magnitud de este desgraciado incidente". En cuanto a las causas del fuego, Romero insistió que aún se desconocen y que continúan las investigaciones.

Por su parte, Rocío Jiménez recordó que como consecuencia del incendio han quedado inutilizados o afectados numerosos elementos como viales, carriles cicloturistas, pasarelas, elementos de protección y zonas de servicios turísticos como campings y aparcamientos. "Mientras los técnicos estudian y consensúan la restauración forestal propiamente dicha, tenemos que avanzar en otros frentes en los que ya es posible actuar y en los que necesitamos actuar", apuntó.

La alcaldesa de Almonte informó que el Ayuntamiento invertirá 213.000 euros en la reparación de los daños ocasionados en el núcleo costero de Matalascañas. Para ello, el Consistorio utilizará parte de la partida del fondo de contingencia y otros imprevistos, recogida en el Presupuesto municipal. Espinosa expresó la necesidad de superar la imagen provocada por el incendio y regresar a la normalidad porque las playas y las zonas turísticas están listas y en condiciones para recibir la llegada de turistas.

Por su parte, el alcalde de Moguer destacó la colaboración que están llevando a cabo los municipios afectado por las llamas, así como los trabajos de prevención de incendios que realizan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios