Los trabajadores de Nilefos retoman las protestas contra la regulación de empleo

  • La empresa prevé presentar en los próximos días un expediente temporal que afectaría a la casi totalidad de la plantilla · Los empleados decidirán hoy en asamblea las acciones a ejecutar contra esta decisión

Los trabajadores de Nilefos vuelven a la calle. Los empleados han decidido retomar las movilizaciones ante la próxima presentación de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que afectará a casi la totalidad de la plantilla. Dieciocho meses después de que la compañía presidida por Nithin Madhvani anunciase su intención de cerrar la planta para posteriormente dar marcha atrás, la plantilla asegura no confiar en las intenciones de la empresa y recorrió ayer la avenida Francisco Montenegro para mostrar su disconformidad con la actuación de sus propietarios.

Casi todos los trabajadores, 58 en la actualidad (después de la salida de 34 empleados), acompañados de sus familiares, realizaron una marcha simbólica entre el Muelle del Tinto y la factoría. En ella decidirán hoy en asamblea las medidas a adoptar, puesto que según el presidente del comité de empresa, José Pérez Marroco, los argumentos de la empresa "no nos convencen". La compañía justifica este expediente en la nula venta de su producto, el fosfato dicálcico, un componente de la alimentación animal. En la actualidad la antigua planta de Rhodia está parada y según la empresa se espera a la reactivación del mercado para ponerla de nuevo en marcha.

Pero los trabajadores aseguran que "no creemos que vuelva a ponerse en marcha", algo que se demostraría a su juicio, por ejemplo, en que "no se ha hecho nada a pesar de que se ha comunicado a la empresa que se iba a cortar el suministro eléctrico". La plantilla "no aceptará el ERTE bajo ningún concepto ya que este expediente supondrá cobrar el paro durante nueve meses y nada más".

Por ahora, la empresa tampoco ha invertido el montante comprometido para la transformación del proceso productivo. La Junta de Andalucía anticipó una subvención de 2,3 millones de euros con el compromiso de inversión total de 15 millones en la factoría, pero "todavía no se ha ejecutado nada". Los trabajadores también recuerdan que la planta fue vendida al grupo Madvhani por Rhodia cuando esta última acababa de capitalizarla y estudian llevar a la Fiscalía ese proceso de compraventa para que lo investigue.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios