Un tornado causa el pánico y se lleva por delante más de diez hectáreas agrícolas

  • Se originó en Los Tejares y recorrió cinco kilómetros con un diámetro de 40 metros · El granizo que llegó después ha afectado al 35% de la producción de los frutales con hueso · No ha habido daños personales

"... Se hizo de noche y de repente se puso ante todos nosotros un gran remolino, una nube negra, que partía de la tierra y llegaba hasta el cielo... Ha sido estremecedor". Los vecinos de Cartaya y especialmente los agricultores y jornaleros sufrieron ayer los efectos de un tornado que se presentó en el municipio sin previo aviso, pero que hizo acto de presencia con un efecto que a última hora del día aún permanecía en la memoria de todos. Se mostró a las 10:00 y lo hizo con 40 metros de diámetro, una duración de 15 minutos y un recorrido cinco kilómetros. Fueron quince minutos que se hicieron "interminables" y cinco kilómetros en los que ha dejado atrás daños en una decena de fincas agrícolas de la localidad, según las primeras estimaciones realizadas por el Ayuntamiento, que se traducen en más de 10 hectáreas destrozadas literalmente, según Asaja.

La fuerte tormenta se originó en las zonas conocidas como Los Tejares y Valdeurique y, según fuentes municipales, tocó tierra a los 15 minutos en el Camino del Menajo. Por medio se fue llevando todo lo que se encontró en Valdeurique Alto y Valdeurique Bajo, Valle Enamorados, Cabezo de La Portada y Cañada Juncal, así como en la Cañada del Pinillo, donde tocó suelo. "Gracias a Dios no ha habido daños personales, pero ha sido escalofriante", comentaba anoche uno de los vecinos que siguió de cerca el efecto meteorológico.

El viento no ha sido el único que ha provocado destrozos en el municipio, porque el tornado ha estado acompañado de fuertes rachas de viento y una intensa granizada que han afectado a la práctica totalidad de la localidad, ocasionando una parte "importante" de los daños. Destrozos que se han concentrado en cultivos de fresas, naranjas, nectarinas, arándanos, frambuesas y moras, además de las infraestructuras agrícolas de esas explotaciones, como son los plásticos, túneles e invernaderos. La intensa granizada que dejó el tornado en el resto de la localidad ha afectado al 35% de la producción de los frutales con hueso (melocotones y nectarinas).

El tendido eléctrico también quedó seriamente afectado, por lo que numerosos vecinos (El Ayuntamiento de Cartaya calcula que unos 250), sufrieron cortes de luz, principalmente, los que residen en las casas y fincas dispersas, todas ellas situadas en el medio rural.

En la zona afectada permanecen activos desde ayer dos equipos municipales. El agrícola, que se desplazó de inmediato hasta el lugar donde el tornado dejó sus efectos para valorara los daños, ser testigo y dar fe de lo que ha pasado, y los servicios de atención a los trabajadores temporeros, especialmente de la Fundación de Trabajadores Extranjeros en Huelva, para atender a los trabajadores de la zona, que afortunadamente no han sufrido daños.

Los efectos del tornado se suman a los que el invierno ha dejado en las plantaciones de toda la provincia, lo que ha llevado a más de un agricultor a asegurar que "esto era lo único que nos faltaba para cerrar una campaña que no podremos olvidar".

El resto de la provincia no sintió los efectos del ciclón, salvo el municipio de Isla Cristina, situado a unos 30 kilómetros de Cartaya. Desde el Ayuntamiento aseguraron que los efectos se notaron especialmente en dos playas de la localidad, La Central y La Gaviota, donde el fuerte viento provocó desperfectos en farolas, árboles e incluso la techumbre de algunos edificios cercanos. Allí, el Servicio de Seguridad Ciudadana y de Mantenimiento también está pendiente de las condiciones meteorológicas y de cómo vayan transcurriendo los acontecimientos durante el fin de semana, así como de la revisión de la zona agrícola comprendida entre Isla Cristina y La Redondela para comprobar in situ posibles daños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios