educación

De la tierra a la mesa

  • Alumnos del Colegio Santa Teresa de Jesús aprenden a fabricar jabón de forma artesanal

  • Una actividad basada en el aprendizaje y servicio

De la tierra a la mesa De la tierra a la mesa

De la tierra a la mesa

Las cuatro paredes de un aula pueden llegar a investigar y mejorar la enseñanza y el aprendizaje hasta límites insospechados. Una vuelta de tuerca que deje a un lado los libros y los cuadernos para que los alumnos conozcan los valores de la vida, del esfuerzo y del trabajo que se desarrollan tras los ventanales de la escuela. El Colegio Santa Teresa de Jesús de Huelva es un ejemplo de la importancia de enseñar a sus alumnos de primera mano a través del proyecto de aprendizaje y servicio. "Llevamos unos cuantos años intentando sacar adelante este tipo de aprendizaje" por lo que "empezamos con el tema curricular en los sectores de la producción", señaló la profesora Carmen Gómez.

La jornada de ayer sirvió para que hasta 52 alumnos de tercero de Primaria recibiesen una clase especial de cómo fabricar jabón artesanal con una demostración instantánea. En esta ocasión, las profesoras fueron tres madres que acudieron hace algunos años a Cáritas para pedir ayuda y sacar un dinero extra para su familia. Allí surgió el proyecto de fabricar jabón y Susana Sevilla, Estefanía Gómez y Rocío Hernández se pusieron manos a la obra para conocer y experimentar con la base de la valentía y el esfuerzo. Comenzaron con cajas de leche como herramientas hace tres años y ahora acuden hasta las ferias de los pueblos para dar a conocer sus diferentes jabones naturales. "Ponemos nuestro corazón porque ahí va nuestra esencia", remarcan para definir el producto final. El futuro les brinda abrir el campo de visión y así "queremos empezar a hacer una crema de manos".

Ayer en el aula todos los alumnos apuntaron en su cuaderno los ingredientes necesarios para la creación del jabón. Productos naturales y ecológicos para la elaboración de un jabón mediante un trabajo artesanal. Tres litros de aceite de oliva, 225 gramos de aceite de coco, 120 gramos de aceite de almendra, 90 gramos de aceite de aguacate, 90 gramos de aceite de jojoba, 1,375 litros de agua, 10-15 gotas de aceite esencial de naranja, dos naranjas para ralladuras, vitamina E y semilla de amapola. Uno a uno se mezclaron con la participación de los alumnos, que no perdieron la atención en las explicaciones en ningún momento.

Ahora será el turno de los escolares, que harán en el aula jabón con glicerina, y el siguiente paso será contribuir con las tres mujeres y difundir la información de sus productos a sus familias, vecinos y amigos para cerrar el círculo del aprendizaje y servicio.

Todo se enmarca en un concepto: De la tierra a la mesa. Los alumnos han recorrido un proceso completo de aprendizaje. Desde coger aceitunas del árbol del centro escolar, hasta ir a la cooperativa de Olibeas para seguir el proceso del aceite. "La semana pasada tuvimos otro trabajo artesanal, que fue el de machacar las aceitunas que trajimos de Beas para aliñarlas", señaló Carmen Gómez. Y así, ayer aprendieron a utilizar el aceite para fabricar otros productos como el jabón. La enseñanza comenzó en un libro y termina de manera experimental.

Las profesoras de las dos clases de tercero de Primaria estuvieron presentes en la clase magistral, en la que también aprendieron y animaron a sus alumnos a participar en la experiencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios