Las nuevas tecnologías no reducen el 33% de fracaso escolar en Huelva

  • Un estudio realizado en 18 centros de Primaria y Secundaria revela que el impacto de las TIC es bajo ya que no se ha producido un cambio de metodología tanto en los profesores como en los alumnos

Comentarios 0

El fracaso escolar de la región andaluza y en especial el de Huelva, con un índice que asciende hasta un 33% según la delegada provincial de Educación, Antonia Cascales, contrasta con el nivel de modernización de los centros educativos onubenses, una provincia ésta que cuenta con más centros TIC y bilingües que el resto de las provincias de Andalucía, tal y como resaltó la consejera de Educación, Cándida Martínez, en Punta Umbría hace dos días. Desde la Administración andaluza se vendió el proyecto TIC como un programa que revolucionaría la enseñanza. Pero ahora, un grupo de investigación de la Universidad de Huelva, perteneciente al departamento de Educación, desmitifica esta idea con la terminación de una memoria resultante de un trabajo de investigación que estos docentes universitarios, especialmente interesados en el estado de la Educación andaluza, han realizado durante los últimos tres años.

El ministerio de Educación apoyó esta investigación con la que analizaron el impacto de las TIC en la Educación andaluza. El estudio cuantitativo de 18 centros de primaria y secundaria de la comunidad escogidos al azar concluyó, tal y como asegura el investigador principal, Ángel Boca Carreño, que "el impacto de las TIC es bajo ya que no ha habido un cambio de metodología en el trabajo tanto en el de los profesores como en el de los alumnos". Aunque Boza aclara lo positivo de la inserción de las nuevas tecnologías en las aulas, "un valor indudable tanto en la ordenación de las aulas como para el trabajo de los docentes". Así, tras tres años de entrevistas a los coordinadores de cada área y de observaciones directas en las aulas a partir de lo cual extrajeron datos cuantitativos en cuanto al número de veces que se utilizaban los ordenadores o la cantidad de tareas en las que se incorporaba esta tecnología, el grupo está terminando en estos momentos el informe de la investigación para poder publicarlo.

Con todo este trabajo a sus espaldas y los conocimientos y experiencias adquiridas, este grupo de investigación onubense se embarca ahora en un nuevo reto que desarrolla el anterior. Por su importancia, el nuevo proyecto de investigación, bajo el título 'Buenas prácticas en integración de TIC en centros de Educación Primaria y Secundaria de Andalucía', fue reconocido a principios de curso por la Administración andaluza como proyecto de investigación de excelencia (uno de los 19 que se ha concedido este año a la Universidad de Huelva). Según asegura Boza "lo que pretendemos ahora es identificar una metodología de trabajo docente adecuada utilizando la tecnología, para teorizarla y crear buenos modelos que puedan aprender y utilizar todos los docentes andaluces para que la tecnología que se ha incluido en las aulas se aproveche al máximo y empiecen a notarse sus beneficios".

Tras la concesión del presupuesto solicitado, 61.220 euros para tres años de trabajo, el objetivo es localizar 10 buenas experiencias entre los centros de primaria y secundaria de Andalucía. Para ello, el muestreo es aleatorio, es decir, acudirán a los centros que, según los centros de inspección, cuentan con mejores resultados para estudiarlos de manera cualitativa, es decir, "los datos cerrados desaparecen para dar paso a la interpretación y a la relación de la situación de cada centro escolar con su contexto". Y es que estos docentes investigadores se afanarán hasta el 2010 en realizar entrevistas a todos los profesores de los centros elegidos, formar grupos de conversación entre ellos y recoger la impresiones, ideas y necesidades de los propios alumnos mediante la grabación de clases o la conversación con ellos, así como también las satisfacciones y las quejas de estos grupos que componen la comunidad educativa. Por esto, Ángel Boza asegura que esta investigación "es más profunda, descriptiva y valorativa que la anterior, un análisis subjetivo avalado por la carrera y la experiencia docente de quienes llevamos a cabo esta investigación".

Todo este trabajo está organizado en seis fases de ejecución. Tal y como explica el profesor e investigador, lo primero es establecer un marco teórico para saber qué es lo que ya se conoce, labor que se prolongará durante tres meses. A continuación, llevarán a cabo el estudio descriptivo de los casos durante unos cinco meses aproximadamente, por lo que ya alcanzarán el final de 2008. Luego, durante otros cinco meses, describirán el contexto a través del análisis de los centros, sus proyectos, su página web, la ciudad y zona en la que se ubican y la realidad social de sus alumnos. Por último se analizarán los datos extraídos abordándolos mediante la valoración e interpretación de cada situación en particular para, al fin, teorizar y construir los modelos que representarán las buenas prácticas en integración de TIC.

Este grupo investigador confía en la existencia de estas buenas prácticas en Andalucía y, con este trabajo, pretenden darlas a conocer y difundirlas para que sean aplicadas por todos los docentes andaluces. Así, se trata de una investigación que, aunque con un retraso de tres meses por la falta de resolución de la Administración, puede ser decisiva para el buen aprovechamiento de las TIC, presentes ya en la mayoría de los centros andaluces, y para que la inversión que se ha hecho en este proyecto sea realmente efectiva.

más noticias de HUELVA Ir a la sección Huelva »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios