Los padres solicitan vigilancia policial a las puertas del colegio

  • Según las Ampas, los profesores de apoyo, los especialistas de educación infantil y los monitores escasean en los centros de Huelva y "son imprescindibles para una educación de calidad"

Comentarios 4

Superado ya el ecuador del presente curso escolar, los padres de los colegiales de Huelva ya tienen la vista puesta en el próximo curso. Se basan en las experiencias vividas y en las peticiones ya formuladas pero aún sin atender. Tal y como aseguran los representantes de las Ampas de los colegios de la capital, las mayores preocupaciones de los padres de Huelva son la calidad de la enseñanza y la seguridad de sus hijos a las puertas del colegio.

En una época en la que la calidad de la enseñanza está de moda por el ya famoso y controvertido plan de calidad aprobado el pasado mes de febrero por la Junta de Andalucía, que ha obtenido el rechazo de muchos de los docentes que ejercen en los colegios e institutos de Huelva, los padres exigen que sus hijos reciban una educación de calidad, uno de los grandes propósitos por el que luchan cada año. Según aseguran, contar con suficientes recursos humanos y materiales es fundamental para conseguir este ambicioso objetivo o, "por lo menos es el primer paso". Así lo subraya Manoli Romero, la portavoz de la Ampa del colegio Doce de Octubre quien, en cuanto a lo material, declara que "en el Doce de Octubre, necesitamos ya el material nuevo, además de que el centro también necesita adherirse a los proyectos de innovación de la Junta, como por ejemplo el proyecto TIC, para que nuestros hijos no se queden atrás con respecto a los niños de otros colegios. Todos deben tener las mismas herramientas y posibilidades". En lo referente a los recursos humanos, las peticiones y las preocupaciones coinciden. Por su parte, Manoli Romero precisa que "necesitamos más monitores, más profesores de educación infantil, más especialistas y más profesionales que se dediquen a atender las necesidades de los colegiales con cualquier tipo de dificultad y todos ellos bien formados y actualizados en las nuevas tecnologías". La portavoz también se refiere al incipiente alumnado inmigrante para el que pide más profesionales que les ayude con el idioma y a integrarse en la comunidad educativa y en la sociedad en general. "En el Doce de Octubre hay 15 o 16 alumnos con necesidades especiales y 20 inmigrantes más o menos y todos ellos necesitan más atención".

Son muchos los padres que coinciden en sus aseveraciones, como el representante de la Ampa del Juan Ramón Jiménez, Jorge Mena, o Rosa Mora, la secretaria de la Ampa del colegio José Oliva. Esta última afirma que para conseguir la meta de la calidad en la enseñanza, "es necesario que nuestros hijos no pierdan clase, para lo que se necesitan más profesores de apoyo que puedan cubrir las bajas que se den a lo largo del curso, de manera que los niños no tengan que esperar a que se nombre a otro profesor o a que éste se traslade, sino que ya se encuentre en el propio centro y pueda incorporarse de inmediato".

Pero además de sus peticiones, con una conciencia de autocrítica, los padres reconocen que su labor también es muy importante para el éxito escolar de sus hijos. Jorge Mena observa que "muchas parcelas de la educación de los pequeños que corresponden a los padres y a la familia se están delegando en los profesores, un gran fallo de los padres como consecuencia del ritmo de vida actual de todas las familias". Mena precisa además que los padres están dejando de involucrarse en la vida escolar de sus hijos "y contra esto, los profesores no pueden luchar, por lo que nosotros somos una pieza fundamental para conseguir el éxito escolar de nuestros hijos, no sólo los profesores".

Otra de las mayores preocupaciones para el próximo curso es la seguridad de los escolares en las inmediaciones del colegio. Se trata de un problema que toca de lleno a los menores del colegio Santo Ángel. Isabel Carrasquilla, de la Ampa del centro, hace público el temor de los padres al estar el colegio enfrente de dos institutos. "A las horas de entrar y salir, muchos son los adolescentes que forman grupos en las inmediaciones del colegio y también a lo largo de la mañana ya que algunos pueden salir". Por esto, Isabel denuncia que "no es un ambiente apropiado para niños tan pequeños y pedimos que la policía esté a las puertas del colegio al menos a la hora de entrar y de salir. Ya lo hemos pedido en varias ocasiones pero no hemos obtenido respuesta".

Los recursos económicos con los que cuentan los colegios públicos de Huelva son considerados escasos por los padres onubenses. A esto se refiere Jorge Mena cuando exige que "las instituciones no pueden olvidarse de la Educación, no pueden abandonarla, porque es el futuro y parece que nos estamos quedando un poco estancados en este sentido. Son muchos los proyectos que se ofertan a los colegios, pero pocos los recursos para ponerlos en marcha. Además, los padres no tenemos información sobre los planes que pueden poner en marcha el colegio de nuestros hijos ni cuáles son las posibilidades del centro para sumergirse en ellos".

Por último y destacando de nuevo la labor de los padres en la educación de sus hijos, la mayoría de las Ampas subrayan la necesidad de la consolidación en los colegios de una escuela de padres. Así lo afirman Isabel Carrasquilla, del Santo Ángel, y Ali Morales, de Marismas del Odiel. Ambas coinciden en la necesidad de que los profesionales de la educación den a los padres una información y un asesoramiento individualizados a través de estas escuelas "que ya existen pero son pocos los que acuden por lo que no duran mucho". Además confían en que, con la puesta en marcha de las escuelas de padres, la relación entre padres e hijos se fortalecerá, "algo muy importante a nivel familiar y que puede partir de la escuela".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios