Los sindicatos dicen que el 70% de los trabajadores de la hostelería viven "en precariedad laboral"

  • Manolo Rusillo asegura que los empresarios "están echando un pulso al sector para comprobar si tiene fuerza con vista a nuevas negociaciones en un futuro".

Los secretarios generales de UGT-Huelva y de CCOO-Huelva anunciaron hoy las medidas que tomarán respecto a la huelga del sector de la hostelería de la provincia que comenzará mañana a partir de las 12 de la noche, alegando que "uno de los motivos es que el 70 por ciento de los trabajadores del sector hostelero viven en precariedad laboral".

En rueda de prensa, el secretario general de CCOO-Huelva, José Delgado, explicó que el sector de hostelería "no puede soportar la intransigencia, la lentitud en la organización, la escasez de recursos por parte de los empresarios, tanto en tiempo como en forma, por lo que se ven abocados a estar hablando a principios del mes de julio de una convocatoria de huelga", a lo que añadió que este sector que ha propiciado "miles de plazas hoteleras no puede soportar las altísimas tasas de temporalidad y de precariedad que padecen y la pérdida de poder adquisitivo", por lo que ofreció "todo el apoyo" por parte de los sindicatos.

Según el secretario general de UGT-Huelva, Jorge Puente, el sector de la hostelería es "uno de los motores fundamentales del desarrollo de Huelva, pero se ha vuelto de espaldas a sus propios trabajadores", ya que "cuando crecen las pernoctaciones en la capital los trabajadores se encuentran en una situación sociolaboral en la se va perdiendo año tras año un 0,9 por ciento de poder adquisitivo con relación al precio real y donde el nivel de estabilidad laboral escasamente alcanza el 30 por ciento de la plantilla, siendo el porcentaje más bajo de todas las provincias de Andalucía".

El secretario general de la Federación de Trabajadores de Comercio, Hostelería, Turismo y Juego de UGT-Huelva, Manolo Rusillo, ante la inminente huelga denunció que "desde el mes de octubre que se establece la plataforma y desde el día 28 marzo que responden los empresarios diciendo que podrían aumentar los salarios un 3 por ciento, sin revisión salarial, se está negociando por debajo del convenio que existe actualmente".

Rusillo señaló que los empresarios "están echando un pulso al sector para comprobar si tiene fuerza con vista a nuevas negociaciones en un futuro", a lo que añadió que "se está amenazando sobre todo a los empleados temporales para que quien acuda a la huelga sepa que al día siguiente está despedido", por lo que creyó que "el sector empresarial juega sucio".

Por último, su homólogo en CCOO, Manuel Salas, dijo "no estar de acuerdo con la actitud de la patronal después de tantas reuniones, ya que los empresarios al final deciden aplicar el IPC real, cosa que el convenio ya realiza, lo cual no cambia nada" y, explicó, que en materia de estabilidad laboral "sólo aumenta el cinco por ciento, y al estar el 35 ya garantizado, sólo llega al 40, cuando el 70 por ciento en esta provincia está en precario, lo cual no es nada razonable".

Rusillo puntualizó que "especialmente en los hoteles" los trabajadores acudirán a la huelga, que "será un éxito, porque están hartos de la precariedad con unos sueldos que no llegan a 1.000 euros", a lo que añadió que "lógicamente quien dependa de un salario y esté presionado no irá" pero hay 12.000 trabajadores en el sector de la hostelería en estas condiciones.

Salas finalizó diciendo que "las puertas están abiertas para llegar a un acuerdo" incluso el día 4 ó 5 de julio y que "si al final no hay reunión seguirán las movilizaciones durante los meses de julio y agosto, lo cual afectará aún más a los turistas ya que 10 ó 12 hoteles importantes de la provincia de Huelva se pondrán en huelga sin servicios mínimos".

La patronal

Según explicó la Federación Onubense de Empresarios (FOE), los trabajadores del sector de la hostelería han sido convocados a una huelga "por tan sólo un punto de incremento salarial que es lo que separa la propuesta sindical de la empresarial, a pesar de que los empresarios han hecho importantes esfuerzos por avanzar en sus planteamientos", por lo que, alegó, "la inmovilidad de las posturas sindicales ha llevado a la ruptura de las negociaciones".

Las diferencias entre una parte y otra consisten, apuntó, en que, "ante un acuerdo en la vigencia de dos años, la representación sindical solicitaba para cada uno de ellos el IPC real más un punto, mientras que la representación empresarial ofrecía el IPC real para cada uno de dichos años".

Ante esta situación, desde las "asociaciones empresariales se tiene la percepción de que en realidad no ha existido por parte de los sindicatos, en ningún momento, voluntad alguna de acercar posiciones y evitar así el conflicto, ya que ante las distintas propuestas empresariales no han cejado en su empeño de incrementar un punto el poder adquisitivo de los trabajadores que en esto momento garantizan los empresarios".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios