Los sindicatos se niegan al cambio a la nueva sede judicial

  • Las organizaciones sindicales se suman al plante de los jueces y denuncian que la distribución del espacio hecha por la Junta supondrá "hacinar" a los funcionarios

La totalidad de los sindicatos con representación en la Administración de Justicia en Huelva (UGT, CCOO, CSI-CSIF y SPJ-USO) se han sumado al plante de los jueces, con una rotunda negativa al traslado a la nueva sede judicial de la Alameda Sundheim tras la reforma del edificio que ocupaba la Delegación de Educación de la Junta.

Los representantes de los funcionarios consideran, una vez conocidas las obras que la Junta ha llevado a cabo, que el nuevo espacio disponible es del todo "insuficiente" para albergar al personal de todos los órganos judiciales que la Delegación quiere ubicar en el edificio en condiciones que permitan un adecuado servicio a los ciudadanos".

A las nuevas dependencias se prevé el cambio de siete juzgados de Primera Instancia, tres juzgados de lo Contencioso-Administrativo, el Servicio Común de Notificaciones y el Registro Civil, lo que suma un total de 122 funcionarios más, 10 jueces y 11 secretarios judiciales.

Las organizaciones sindicales subrayan que "no hay espacio suficiente" para acomodar a este número de trabajadores y denuncian que la distribución realizada por la Delegación de Justicia supondrá "el hacinamiento" de los funcionarios. Además, advierten de que esta situación "imposibilitará una adecuada prestación del servicio a los ciudadanos, que en muchos casos ni siquiera podrán realizar sus gestiones sentados ante la estrechez existente", algo que tachan de "inadmisible" más aún teniendo en cuenta que se trata de un edificio judicial de nuevo diseño en el que se han invertido más de tres millones de euros.

Asimismo, los sindicatos señalan que el diseño de los nuevos espacios se ha hecho pensando en el futuro modelo de la nueva oficina judicial (aún por desarrollar), y que, por tanto, "no se adapta" a la actual organización de los juzgados, ni tampoco se ha tenido en cuenta -añaden- "el gran volumen de papel existente ni las necesidades mínimas de espacio para que, tanto funcionarios como usuarios, puedan prestar y recibir el servicio en condiciones aceptables".

Los representantes de los funcionarios indican al departamento que dirige en Huelva Darío Canterla, que una medida "imprescindible" para ganar el espacio es que el traslado del Servicio Común de Notificaciones de su antigua sede en el Palacio de Justicia a las nuevas dependencias, previsto en el proyecto de la Junta de Andalucía, no se lleve a efecto, y que, en su lugar, se instalen las dependencias del Registro Civil y del Juzgado de Primera Instancia número 5.

Los sindicatos proponen además otras reformas del proyecto para optimizar el uso del edificio, entre las que concretan situar la sala de vistas proyectada en la primera planta en la planta baja, en el espacio que deja el Registro Civil tras su reubicación, para facilitar el acceso de los usuarios.

El rechazo de las organizaciones sindicales a la mudanza a la subsede judicial es el segundo que se produce en apenas dos semanas, a raíz de conocerse el resultado de las obras. A mediados del pasado octubre, la junta sectorial de juzgados de Primera Instancia y de lo Contecioso-Administrativo (los que se mudarán al edificio) pusieron condiciones al traslado, que han recogidas en una propuesta que se puso en manos de Darío Canterla, y que consideran irreemplazables para llevar a cabo el traslado. "En cuanto supone un mínimo indispensable en orden a albergar a los órganos judiciales y que estos puedan prestar un eficaz servicio, la no admisión de las propuestas efectuadas conllevará la imposibilidad material y física de efectuar el traslado previsto", advertían los jueces.

Según el diseño hecho por la Junta, en la nueva subsede jueces y secretarios estarán separados físicamente de sus respectivos juzgados, en plantas distintas, lo que aseguran "limita las posibilidades de control y el adecuado funcionamiento de los mismos". Además, se pretende ubicar a parte de los funcionarios en una planta (que no cuenta con dimensiones suficientes), mientras otros irán a la segunda planta, en la que no existe acceso directo para el público y profesionales y en un espacio proporcionalmente más exiguo. La junta sectorial de jueces aseguraba además que tampoco existe espacio bastante en la superficie que se reserva al Registro Civil, ni cuenta con un número de salas de vista suficientes para continuar el ritmo regular de señalamientos.

El plante de los jueces provocó que de forma inmediata, hace ya dos semanas, altos responsables de la Consejería del ramo se desplazaran a Huelva para mantener un encuentro con los titulares de los órganos afectados para alcanzar una solución.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios