El último servicio en la UGT fue el de responsable de las relaciones internacionales

  • La Federación de Química le puso en Europa, su experiencia alemana le sirvió de mucho

A Paco Orta lo mismo que le tocó la inauguración de la Casa del Pueblo de la calle Puerto y su posterior ampliación, también tuvo que afrontar grandes conflictos como el cierre de las minas, influyendo con el sindicato en el acuerdo de RTM y Junta y poner en marcha la SAL, "que no fue la panacea, pero que ha permitido a la gente seguir viviendo en sus pueblos". En Tharsis, "donde la gente ha quedado relativamente bien". Así hasta 1994, cuando decide dejar el sindicato y reincorporarse a su puesto de trabajo en la Industria Química. Lo hace en junio, Nicolás Redondo se había despedido en abril y le sustituye Cándido Méndez, con el que también tuvo una buena relación exceptuando la tirantez por su marcha. "Le dije los problemas que iban a suceder y después cuando ocurrieron se los volví a recordar".

Paco Orta entiende que con 52 años era el tiempo de incorporarse al trabajo, no quería jubilarse en el sindicato, pero siguió manteniendo su vinculación sindical cuando estaba en su centro de trabajo. Es en 1996 cuando desde Izquierda Unida le proponen que vaya a las listas del Congreso, a lo que acepta "aun a sabiendas de que no iba a salir", pero estaba convencido de que "si a la izquierda del PSOE no hubiera nadie, más se escoraría a la derecha de lo que estaba". No salió diputado pero los resultados tampoco fueron malos. Después con el tiempo y por diferencia con la coalición de izquierda la dejó.

Continúa su labor en el comité de empresa y pasa a formar parte del Comité de Empresa Europeo, manteniendo así los contactos laborales con las compañías europeas. En junio de 2002 participa en el Congreso en Sevilla invitado por la Federación de Industrias Químicas a la que pertenecía y es cuando le ofrecen ser el secretario de relaciones internacionales de UGT de la Federación de Industrias Química, así que vuelve de nuevo a la actividad sindical de primera fila, trasladándose a Madrid y manteniendo encuentros con empresas multinacionales en toda Europa.

Hoy continúa en UGT, aunque como jubilado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios