El estado de ruina fuerza el desalojo de la farmacia de la calle Concepción

  • La protección del inmueble con grado P3, limitada a la fachada, pasará por el próximo Pleno, donde se aprobará definitivamente

El pasado 31 de agosto cerró sus puertas la farmacia de la calle Concepción, la antigua botica de los Hermanos Caballero. Alquilada al propietario del edificio, el Ayuntamiento de la capital ha ordenado su desalojo debido al estado de ruina del inmueble, cuyo derribo no se autorizará hasta que las medidas para proteger su exterior estén aprobadas de forma definitiva.

Estas medidas serán efectivas con la inclusión del inmueble en el Catálogo de Edificios, Elementos y Espacios Urbanos de Valores Singulares del Plan Especial de Protección del Casco Histórico de Huelva. La incorporación ya fue aprobada de forma inicial y el próximo día 27 de este mes pasará por el Pleno municipal para refrendarse de forma definitiva.

Con este instrumento jurídico, el Ayuntamiento se asegura de que los propietarios mantendrán de forma íntegra la fachada del edificio, que data de 1857, ya que con esta inscripción el inmueble quedará catalogado con grado P3, protección limitada a la configuración exterior o fachada.

El que fuera el laboratorio químico-farmacéutico de Caballero Hermanos, comercio cuya rotulación es aún parcialmente visible en los artísticos azulejos que decoran su fachada (uno de ellos perdido y otro cubierto bajo pintura) mantendrá su aspecto exterior.

Tras la aprobación inicial, el procedimiento se ha sometido a información pública y audiencia de los interesados por el plazo de un mes y para pasar por la próxima sesión plenaria, tiene luz verde de la Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía. De todos modos, el inicio del procedimiento ya implicó la suspensión de las licencias para la demolición del inmueble.

El Círculo de Patrimonio Cultural ha pedido, no obstante, mayor protección para este edificación del XIX. Defiende que es el edificio civil más antiguo que se conserva en la ciudad, junto al que se ubica en el número 14 de la calle Berdigón. Destaca que el inmueble cuenta en su zaguán con una estructura de cariz neomudéjar anterior a la llegada de este estilo arquitectónico, a lo que añade el hecho de que "fue el gran laboratorio farmacéutico de la Huelva pequeña y pesquera" y ha mantenido la actividad hasta nuestros días.

Según el círculo, la edificación debería tener una protección estructural. Apunta que una construcción de estas características, "de una altura y dimensiones impropias en el año 1857 y únicas incluso para la calle Concepción", en cualquier capital de provincia se protegería de manera integral.

El Círculo de Patrimonio Cultural destaca también los azulejos de la fachada, "de gran valor cultural", unos elementos singulares, "parte de los cuales fueron dañados por el anclaje de los andamios". En este sentido, subraya el grupo que "desconocemos si se van a recuperar y qué acciones se van a llevar a cabo como consecuencia del daño premeditado sobre los de la entrada a la farmacia, toda vez que ya se había notificado la obligatoriedad de conservación de los mismos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios