Los rocieros andaluces, en Huelva

  • Las hermandades de Almería, Cádiz, Córdoba, Jaén, Granada y Sevilla se unieron a la de Huelva y Emigrantes para homenajear a la Inmaculada Concepción

Como preludio de la esperada romería de Pentecostés, los rocieros andaluces se encontraron en Huelva con motivo de la festividad de la Inmaculada. El interior de la iglesia del Rocío, en la popular barriada de Isla Chica, se transformó en un retazo del santuario de la Blanca Paloma para acoger una cita sin precedentes en la historia de Huelva: el encuentro rociero en homenaje a la Purísima Concepción. Casi 400 personas abarrotaron el interior del templo para asistir una misa oficiada por el obispo de Huelva, José Vilaplana, en una ceremonia que el presidente de la Hermandad del Rocío de Huelva, Dalmiro Prado, calificaba como "hermosa y de unión". Fue el Coro de la Hermandad de Huelva el encargado de poner música a la ceremonia litúrgica.

Pero la fiesta, la convivencia, la celebración pagana llegó tras la misa, cuando todos los miembros de las hermandades se reunieron en el atrio de la casa hermandad de Huelva. Allí, entre adornos navideños y bajo las estrellas, se estrecharon manos y se repartieron besos mientras se compartían bebida y manjares de la tierra.

El alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez, que asistía acompañado por los concejales Manuel Remesal y Ángel Sánchez, dio su particular recibimiento a los rocieros andaluces: "Os doy la bienvenida a esta ciudad milenaria, cuna del Descubrimiento, cuna del fútbol y que es capital de una provincia que tiene el privilegio de tener uno de los tesoros que más une a Andalucía: el santuario de la Virgen del Rocío", exhortaba el regidor municipal. Finalmente, invitaba a las hermandades de Almería, Cádiz, Córdoba, Jaén, Granada y Sevilla a "conocer los maravillosos rincones de esta ciudad", y les hacía entrega del libro de Huelva. No podía ser de otra forma, claro está, y el discurso del alcalde concluyó con un gran ¡viva la Virgen del Rocío! que llegó al corazón de todos. Tampoco faltaron a la cita el presidente de la Hermandad de Emigrantes, Fernando Ramírez, el hermano mayor de la de Huelva, Salvador Pomares, y su capellán, Pedro Gamero. La fiesta transcurrió entre canapés, vinito y algo de flamenco, anuncio de la romería que está por venir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios