La falta de refuerzos en los centros de salud colapsa las Urgencias del hospital

  • Los profesionales denuncian que el SAS deja la Atención Primaria sin recursos suficientes para afrontar la gripe

  • El Juan Ramón ha llegado a atender hasta a 500 pacientes en un solo día

Una ambulancia llega a la entrada de Urgencias del Juan Ramón. Una ambulancia llega a la entrada de Urgencias del Juan Ramón.

Una ambulancia llega a la entrada de Urgencias del Juan Ramón. / Alberto Domínguez

La escasa dotación de efectivos en Atención Primaria se ve como la principal causante del colapso del sistema sanitario onubense desde la última semana de Navidad hasta ahora. Así lo entiende la mayor parte de los sindicatos presentes en la sanidad pública de Huelva para explicar que la saturación que se vive en los centros de salud, hasta con demoras de diez días para una cita con el médico de familia, repercute directamente en las Urgencias hospitalarias.

Se puede llegar a pensar que en esta ocasión se ha desencadenado la tormenta perfecta, ya que el impacto de la epidemia de gripe, que se ha adelantado casi un mes en relación a inviernos anteriores, ha coincidido con una merma importante en la dotación de los recursos asistenciales tanto en Atención Primaria como en los hospitales. Sin embargo es en los centros de salud donde se ha producido el mayor tapón asistencial y eso que desde hace ya bastantes años los profesionales vienen advirtiendo de los riesgos que supone dejar los centros de salud a mitad de plantilla durante las semanas navideñas, lo que implica que tanto los médicos como los enfermeros han de asumir a los pacientes de sus compañeros que se encuentran disfrutando de unos días de vacaciones.

Desde el sindicato CSIF, su responsable, César Cercadillo, confirmó que "el mayor caos se vive en los centros de salud, ya que en Atención Primaria no ha habido un refuerzo de efectivos ni siquiera después de las vacaciones de Navidad" y no sólo se están dando casos en algunos centros que dan citas con diez días de demora, sino que también se dan circunstancias como en Huelva-Centro o Casa del Mar, en el que "hay un solo médico para todos los pacientes que llegan por la tarde". Toda esta situación repercute en las Urgencias hospitalarias. Cercadillo apuntó que "desde el 20 de diciembre al 5 de enero se ha estado atendiendo una afluencia de 350 enfermos, con picos durante los días 26, 27 y 28, cuando se llegaron a los 500". Con ello, se han vivido situaciones de colapso que provocan "que llegue a usarse en Urgencias una habitación grande a la que los profesionales llaman corralito, donde se esconde a los pacientes que están pendientes de ser ingresados".

Otro ingrediente que ha contribuido a la teoría de la tormenta perfecta es la configuración de las fiestas navideñas en esta ocasión, que ha favorecido la existencia de menos consultas en los centros de salud. Cercadillo lo tiene claro: "Si la Atención Primaria no se cuida, los hospitales lo resienten".

Desde UGT, su responsable de Sanidad, Jesús Tormo, coincide en buena medida con el representante del CSIF. Tormo asimismo recordó el hecho que se ha dado este invierno de cómo en poco tiempo ha incidido con fuerza la gripe, que "ha colapsado los centros de salud y las Urgencias". Aun así, desde UGT se considera que no ha habido previsión suficiente como para abordar una situación como la que aún se está viviendo y que "es necesario mayor número de profesionales, aunque en algunos sitios sí se ha procedido a añadir algún refuerzo".

El Sindicato de Enfermería Satse hizo una panorámica globalizada de la situación onubense, que "está mejor que otras provincias andaluzas". Los hospitales, no obstante, están al completo de su capacidad y no dan más de sí aunque "la situación se encuentra medio controlada". Respecto a la apertura de diez camas en el Vázquez Díaz, el presidente provincial del Satse, Antonio Botello, indicó que "está la intención de mantenerlas abiertas hasta el 31 de este mes". Pese a ello, "se echa de menos algún refuerzo más en algunas unidades. La razón es el tipo de pacientes que los enfermeros han de cuidar, ya que en su mayor parte se trata de personas mayores afectadas con patologías previas que necesitan de muchos cuidados". Para Botello, la asistencia que se está prestando en este mes de enero es mejor a la de años anteriores "teniendo en cuenta los recursos con los que contamos". Para dar mayor agilidad a la actividad hospitalaria, "incluso se están dando altas los fines de semana, aunque hay que tener cuidado con que esas altas no sean precipitadas, ya que éstas acarrean nuevos ingresos, si bien parece que también este año se están dando menos casos de reingreso".

Donde Botello sí hizo hincapié fue en la situación que atraviesa el Dispositivo de Cuidados Críticos y Urgencias (DCCU) del Manuel Lois, para el que pidió "que se cuente con un quinto equipo más". Cada equipo está formado por un médico y un enfermero.

En cuanto al resto de la Atención Primaria, desde el Satse se confía en que a partir de la semana que viene se proceda al desdoblamiento de cupo de los enfermeros con la incorporación de doce compañeros.

El Sindicato Médico coincide en el hecho de remarcar la falta de dotación de recursos en Atención Primaria y reprocha al SAS que la situación podría haberse previsto dada la evolución que estaba mostrando la incidencia de la gripe, que encontró a los centros de salud con la mitad de sus facultativos. El SM se muestra muy duro con la planificación de las Urgencias hospitalarias y sostiene que "los profesionales que trabajan en estas áreas se ven sometidos todos los años en estas fechas a una presión insoportable a la que se une que ellos mismos también padecen los efectos de la epidemia y por tanto hay más bajas laborales de lo habitual". Para el SM, la Administración un año tras otro cae en los mismos errores que conducen a esta situación de masificación, retraso y mala asistencia a la que desgraciadamente ya estamos demasiado acostumbrados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios