Las 1.359 quejas de los consumidores derivan en multas por valor de un millón

  • El valor de las sanciones al sector de vivienda supera los 400.000 euros · Las demandas en hostelería bajan un 23% y las de telecomunicaciones suben un 30%

Al margen del sector minorista, el que más intercambios comerciales registra, el de telecomunicaciones y el de vivienda son los que más reclamaciones han provocado en nuestra provincia, según los datos incluidos en el balance anual del Servicio de Consumo de la Junta de Andalucía, desde donde se han gestionado 1.359 quejas que han dado lugar a la apertura de 214 expedientes sancionadores por un valor global de casi un millón de euros. El incumplimiento de las obligaciones derivadas de la garantía de los productos, los problemas en la facturación, la falta de calidad y las irregularidades en la construcción han sido los principales motivos que han llevado a los consumidores ha presentar una queja durante el año pasado.

Si bien el sector del pequeño comercio sigue encabezando el número de reclamaciones presentadas en la provincia, con 231 (17 por ciento del total), este ha registrado un descenso del 3 por ciento respecto al año pasado, frente al de las telecomunicaciones que ha pasado del cuarto al segundo lugar al recibir 216 quejas (16 por ciento), lo que supone un 30 por ciento más que el año anterior. Le sigue la vivienda, con 156 denuncias (11 por ciento), un sector que si bien el año pasado registró un 68 por ciento más de reclamaciones, ha cerrado este con un descenso del 7 por ciento. En este sentido, el delegado del Gobierno Andaluz, Justo Mañas, ha destacado que el de la vivienda es un sector "en el que hay que luchar para exigir que cumpla con los derechos de los consumidores"; sobre todo, cuando la compra de una vivienda supone un mínimo porcentaje sobre el total de las transacciones comerciales de los consumidores: desde la Delegación del Gobierno se estima que cada onubense, al menos, acude una vez al día a algún establecimiento para comprar frente a una media de una única compra de una residencia a lo largo de la vida de cada consumidor en Huelva. Y es que, además, de constituirse como uno de los sectores con más reclamaciones interpuestas se presenta como el que ha tenido que asumir el valor más alto de las sanciones impuestas: de los 929.824 euros, más de 41.000 euros (44,2 por ciento), corresponden a multas impuestas a promotoras, constructoras o inmobiliarias. Los principales motivos, las irregularidades en la construcción (vicios ocultos) en el 48 por ciento de los casos, y el incumplimiento en la fecha de entrega de la vivienda y en la memoria de calidades (14 por ciento en cada caso).

Si bien el sector de la vivienda ha reducido el número de quejas recibidas, el de telecomunicaciones ha sido uno de los que mayor incremento ha sufrido en este sentido al pasar de las 166 de 2006 a las 216 del año pasado, lo que le ha llevado a convertirse en el segundo sector con el importe de las sanciones más elevado (304.203 euros). Los problemas de facturación han provocado el mayor porcentaje de las reclamaciones (39 por ciento), así como las deficiencias y problemas a la hora de darse de baja de un contrato (18 por ciento) y la ambigüedad o la escasa información ofrecida sobre los servicios o productos contratados (13 por ciento).

La evolución que viene registrando el sector de la hostelería y el turismo en los dos últimos años viene a demostrar que la calidad en los servicios es cada vez "más alta", según Mañas. Así, en 2006 los consumidores presentaron un 33 por ciento menos de quejas y el año pasado un 23 por ciento menos. Algo "a tener en cuenta ya que se trata de un sector emergente, generador de riqueza, que ha demostrado que ha sabido modernizarse y profesionalizarse", según Mañas. Aún así, el 48 por ciento de las reclamaciones las ha recibido por presentar irregularidades en la calidad de sus servicios.

Junto al de telecomunicaciones, los sectores de transportes , talleres y estaciones de servicio son los que han recibido más quejas de los consumidores respecto al año anterior (con el 37 por ciento, el 67 por ciento y el 36 por ciento de incremento, respectivamente), si bien en el conjunto de las denuncias recibidas no pasan de representar el 6 por ciento.

El balance anual del Servicio provincial de Consumo pone de relieve que los consumidores siguen reclamando en el mismo porcentaje que años atrás (el año anterior únicamente se recibieron tres quejas menos) a pesar de que se calcula que únicamente se reclama en el 10 por ciento de los casos en los que está justificada una queja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios