"Los programas de mayor índice de audiencias suelen ser siempre los peores"

  • "La fama no emociona, como en el amor, con los años se apagan los motores de la vanidad"

Jesús Quintero se ha caracterizado por sus profesionalidad y autenticidad, hoy continúa acaparando la atención en la programación de Canal Sur con Ratones coloraos, es el 'Efecto Quintero'.

En esta profesión ha vivido muchas situaciones, relata una Nochebuena que le pidió al director de Radio Sevilla transmitir desde un convento, un prostíbulo, un manicomio y la cárcel, en un estudio rodante. "Terminé a las ocho de la mañana con la mesa del locutorio llena de coñac, de anís y de pestiños".

No cree en las audiencias, porque "puede que lo que para otro es un éxito sea un fracaso para mí. Los programas con más audiencias suelen ser los peores. Alguien muy vinculado a la televisión ha dicho que no hay telebasura. Que lo que hay es televisión que se ve o que no se ve".

Cree en la libertad pero recuerda el incidente cuando estaba en TVE. "Creía que estaba en una televisión libre pagada por el dinero público y con un consejo de administración representando a todos los partidos, y mira, me tuve que marchar después de entrevistar a José María García". "Confundí la libertad con la libertad condicional, mi ingenuidad hace que me comporte como si fuera libre, pero voy a seguir así, aunque los hombres de las tijeras seguirán, porque la censura la tienen incorporada como el airbag". Es de los que en estos casos siempre recuerda a Baudelaire, "que decía 'Hombre libre tú siempre querrás la mar' y en eso me siento un marinero de Palos".

Prefiere darle de lado a todo lo que conlleva la fama, a los compromisos sociales, le gusta estar más en la intimidad. "Cuando llevas mucho tiempo siendo conocido la fama no emociona, como en el amor, con el paso de los años se van apagando los motores de la vanidad, la ambición, el poder y el dinero. Tuve un abuelo que decía que a partir de los veinte mil duros había que ser honrado. Mi abuelo decía unas cosas tremendas, también me dijo: "Niño, el matrimonio no es bueno aunque te salga bien".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios