El presupuesto de la Diputación ascenderá a 143 millones en 200

  • Petronila Guerrero presenta sus primeras cuentas, que califica de "realistas y ambiciosas", que pretende ser un punto de inflexión para reducir la deuda del organismo provincial, cifrada en 143,49 millones

La Diputación de Huelva se ha propuesto apretarse el cinturón a partir del próximo ejercicio (hay que reducir la deuda) sin que las inversiones en los pueblos de la provincia sufran merma en las inversiones. El resultado de esta combinación de objetivos son, según la presidenta del organismo provincial, Petronila Guerrero, los primeros presupuestos que han caído en sus manos, un proyecto que ha definido como "realista al tiempo que ambicioso y realizado con los pies sobre la tierra".

Las grandes cifras que se van a manejar en 2008, y que están pendiente del análisis que hagan los grupos de la oposición (que recibió ayer mismo el borrador), hablan de un presupuesto global de 143,2 millones de euros, lo que supone un incremento del 2,66 por ciento respecto a los fondos que se están manejando este año.

En el desglose de la macrocifra, a la Diputación le corresponden 127 millones, mientras que el restante se distribuye entre el Servicio de Gestión Tributaria (con 9,3 millones y un aumento respecto a 2007 del 5,5 por ciento), el Patronato Provincial de Turismo (con 2,3 millones y un aumento presupuestario del 7 por ciento) y la Empresa Provincial de la Vivienda (con cuatro millones, que se traducen en un aumento de algo más del 5 por ciento).

Las áreas que van a recibir más mimos por el nuevo equipo de la Diputación, siempre según los números que se han hecho públicos, son las que tienen relación directa con asuntos sociales (desde igualdad, drogodependencia y cooperación internacional a cultura, discapacidad, deportes...), departamentos que van a recibir un montante global de 39 millones de euros (cifra que se traduce en el 31 por ciento del total). Muy cerca del gasto social, se sitúan los departamentos de infraestructuras y medio ambiente, a los que se destinarán 38,2 millones (el 30 por ciento del montante global), mientras que otros 30 millones de euros irán a dar un empujón a uno de los objetivos del nuevo equipo socialista, la agilización y modernización de la administración y gestión de la Diputación Provincial, tanto desde la perspectiva de los funcionarios de la casa como de los municipios repartidos por la geografía onubense. "Estamos empeñados en solucionar los problemas de los pueblos. Los ciudadanos no tienen que padecer que vivan en uno u otro municipio", puntualizó Guerrero.

Por otra parte, las operaciones financieras se llevan 18,15 millones.

Estos presupuestos, en los que el gasto de personal se sitúan en el 30 por ciento, se han diseñado con la idea de convertirse en un punto de inflexión (al menos éste es el propósito) para ir reduciendo la deuda de forma progresiva en los próximos ejercicios. A menos de un mes del cierre del ejercicio, el diputado del Área de Economía, Francisco Orta, concretó que la previsión es que el año cierre con una deuda de 143,49 millones de euros, cifra que -también siempre según los cálculos previstos- se reduzca a los 136,95 millones en el plazo de un año.

"Lo importante -matizó la presidenta- es tener capacidad para hacer frente a la situación, y estamos en condiciones de afirmar que la deuda se irá reduciendo, es un punto de inflexión que anuncia ese camino".

La Diputación se apretará el cinturón (al menos así lo ha anunciado) y habrá, según el compromiso, una contención en el gasto que tendrá como primer eslabón de la cadena el gasto corriente.

En este realismo con el que el PSOE define las cuentas diseñadas para el próximo año, el PSOE subraya el equilibrio entre los ingresos y los gastos del organismo. "Ni un solo euro de los contemplados en el capítulo de ingresos queda en el aire, hay seguridad de que todas las cantidades contempladas se va a ingresar.

En este apartado, los impuestos directos, tasas y otros suponen en su conjunto casi el 10 por ciento de los ingresos, mientras que el grueso de entrada llega de las transferencias corrientes, que suponen el 65,12 por ciento del total.

Por ingresos patrimoniales, la cantidad que se contempla supone sólo el 0,96 por ciento mientras que las transferencias de capital se traducen en el 13,75 por ciento y los pasivos financieros, el 8,11 por ciento.

La Diputación ha solicitado además a la Junta de Mancomunidades, un montante de siete millones de euros del fondo social global (cifra que no se recoge en el proyecto presupuestario) pero que, según la presidenta del organismo, en el caso de que se apruebe supondrá poder incrementar por otra vía el dinero para inversiones en el territorio onubense.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios