Los préstamos bibliotecarios han bajado un 40% en 4 años

  • Esta es una de las consecuencias de la acusada bajada en los hábitos de lectura en Huelva provocado, según aseguran los onubenses, por las nuevas tecnologías, la televisión y los videojuegos

Comentarios 1

Tras la publicación del Informe Pisa, el estudio de referencia sobre los sistemas educativos del mundo, el nuestro, el español, recibe una nueva llamada de atención: entre otras deficiencias, España retrocede en lectura. Y la situación en Huelva no es diferente. Desde hace algunos años, los profesionales del mundo de la lectura en la capital y la provincia, bibliotecarios y libreros, corroboran esta bajada.

La Biblioteca Provincial de Huelva arroja unos datos que representan esta tendencia negativa de la lectura en la capital. Desde el segundo año de funcionamiento de esta institución, el 2002, la Biblioteca Provincial ha experimentado una bajada en la mayoría de las variables que estudia. Hasta 2006, último año analizado, el número de visitantes descendió en algo menos de cien mil personas, una bajada paulatina que experimentó su mayor descenso durante el primer año de esta tendencia, del 2002 al 2003, cuando la biblioteca perdió la mitad del total de visitantes perdidos hasta el año pasado. Pero estos no son los verdaderos usuarios de la Biblioteca. El número de nuevos inscritos también ha bajado considerablemente en los últimos años. En los últimos tres, los nuevos socios de la Provincial sumaron un total de 3.804, mientras que desde 2002 a 2004 fueron más de 6.221, algo más del 50% de los nuevos ingresos durante los tres últimos años. Así, estas cifras dan fe del descenso del interés por la lectura de los onubenses. Los más pequeños, a pesar de los esfuerzos por introducirlos en el mundo de los libros, también están abandonando de manera paulina esta forma de ocio por otras como internet o los juegos interactivos y demás entretenimiento audiovisual.

Toda esta situación se agrava si se analiza la evolución de los hábitos y la frecuencia lectora de los socios de la Biblioteca Provincial. En 2006, tan sólo el 23,6% de los 29.660 inscritos fueron lectores activos, es decir, solicitaron al menos un préstamo el mes. Y es que la mayoría de los socios leen poco y acuden en contadas ocasiones a las instalaciones bibliotecarias de la ciudad. En consonancia con esto, el número de préstamos realizados también es otra variable que prueba la bajada de la lectura en la capital. Tan sólo durante el primer año de funcionamiento de la Biblioteca los préstamos realizados experimentaron una subida, ya que desde el 2002 hasta ahora esta variable ha ido descendiendo de manera acusada. Casi 55.000 préstamos menos en cinco años, más de 10.000 libros menos prestados por año, un dato que preocupa a los responsables de la Biblioteca quienes, según asegura el director de esta institución onubense, Antonio Agustín Gómez, "se trata de un balance que nos ha llevado a plantearnos nuestra actividad y a idear un plan de choque, a partir del que, desde verano, hemos conseguido invertir un poco esta tendencia a la baja". Talleres infantiles y estrategias de publicidad encaminadas a facilitar los préstamos de ejemplares están haciendo que los onubenses recuperen, aunque poco a poco, el interés por la lectura, pero se trata de una estrategia que aún está en fase inicial y cuyos resultados reales podrán analizarse en un futuro cercano, aunque ya ha dado sus frutos ya que en la actualidad se contabiliza una subida de los préstamos de 2.000 unidades con respecto a 2006, según el director de esta biblioteca onubense. Junto a todo ello, cabe destacar la gran diferencia entre el número de visitantes y los préstamos bibliotecarios, un desfase enorme que aporta más datos que avalan las conclusiones del Informe Pisa. Muchas de las personas que acuden a la Biblioteca Provincial de Huelva lo hacen para estudiar, no para leer. Además, es interesante resaltar que, como cabe esperar, los libros más leídos son los de Literatura o Lingüística, que suponen un 48% del total de los libros solicitados por unos lectores mayoritariamente hombres (54%).

Pero no sólo los habitantes de la capital son cada vez más perezosos a la hora de ponerse a leer, sino que los residentes en los municipios de la provincia contribuyen a que los niveles de lectura de Huelva continúen bajando sin frenos, aunque a diferencia de la capital, algunas zonas tienen excusa para sustituir la lectura por otras actividades. De los 79 municipios que forman la provincia onubense, 13 no tienen biblioteca. La mayoría de ellos pertenecen a la zona de la sierra, destacando la localidad de Manzanilla, aunque los esfuerzos en esta materia son lentos pero constantes, ya que en 2005 se abrió una biblioteca en San Silvestre de Guzmán y durante este año, en Cañaberal y Mazagón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios